El nuevo obispo castrense está a favor de la prisión domiciliaria para represores

|| País
Compartir

Santiago Olivera, pidió que en el país haya una "reconciliación mirando para adelante" y sin "justicia selectiva". El sacerdote fue designado por Francisco a fines de marzo tras más de diez años de vacancia en el cargo luego de la renuncia Baseotto en 2007.

El nuevo obispo castrense designado por el papa Francisco, Santiago Olivera, pidió que en el país haya una "reconciliación mirando para adelante" y sin "justicia selectiva", al tiempo que se mostró "de acuerdo" con que se otorgue la prisión domiciliaria a mayores de 70 años condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

"Recibí el nombramiento con mucha sorpresa y gratitud porque Francisco me confió este servicio que es tan importante, tras diez años en los que no hubo obispo castrense en la Argentina", aseguró Olivera en una entrevista con Télam en el Vaticano, donde se reunió esta semana con el pontífice para definir los primeros pasos en el nuevo cargo.

"Es importante el servicio de acompañar a las Fuerzas Armadas y de seguridad para hacer un camino de mirar para adelante. Con justicia sí, pero también cerrando heridas, historias y reconociendo errores", aseveró monseñor Olivera, de 58 años y hasta ahora obispo de Cruz del Eje.

El pontífice designó a fines de marzo a Olivera como nuevo obispo castrense para Argentina, tras más de diez años de vacancia en el cargo luego de la renuncia de Antonio Juan Baseotto, en 2007, al llegar a los 75 años de edad.

"Sin quitar la gravedad que hemos vivido como país durante el gobierno militar, ese tiempo difícil, también tenemos que mirar para adelante, con reconocimiento de las culpas y el pedido de perdón. Pero la voluntad de querer mirar para adelante y sanar heridas reconociendo esos errores tiene que venir de todos lados", agregó. (Télam)

Noticias relacionadas