“El Mabu” en el reino del revés: visible para el periodismo, invisible para la Justicia

|| Opinión
Compartir

Hay cosas que no cierran. Y una de ellas se enfoca en una simple pregunta: ¿Cómo puede ser que un comunicador pueda tener frente a frente a un prófugo de la Justicia desde dos años y medio y la policía no haya podido dar con él al menos una vez?

Ayer salió en “Telenoche” una entrevista que le dio Ramón Machuca, alias “Monchi” Cantero, el hermano del líder de la banda de Los Monos al periodista Martín Ciccioli. Si bien estaba con una barba postiza muy descuidada, lentes de sol y una gorra que hace alusión a su apodo “El Mabu” por “el más buscado”, habló como si no fuese un prófugo de la Justicia. Hasta se dio el lujo de bromear y esgrimir una sonrisa cuando comentó el origen de su sobrenombre.

Más allá de ese detalle, lo grave en todo esto es que en este reino del revés María Elena Walsh no estaba tan errada al decir que “un ladrón es vigilante y otro es juez”.  Sólo que en este caso se habla de un líder de una banda de narcotraficantes, que es un panorama más complicado. En este mundo dado vuelta, según los dichos de “Monchi”, no se salva nadie y todos están con los pies en la cabeza, tanto que involucró en el tema drogas al poder político, judicial y a los policías.

Lo más inentendible y grave de esta historia es que el prófugo más buscado por la Justicia, con el que supuestamente no pueden dar y al que siguieron hasta debajo de la cama, ayer salió con total impunidad a contar cómo vive estos días escapando de la policía y además prendió el ventilador y algunos nombres fueron salpicados.

La entrevista será analizada desde varios puntos de vista. Uno puede ser la facilidad con la que un periodista sí puede acceder a Cantero mientras que el sistema policial aún no pudo dar con él. En tanto, mirando desde otro plano, hasta puede ser cuestionable el accionar periodístico porque se le da pantalla a una persona que está involucrada en 12 homicidios y causas relacionadas al narcotráfico.

Pese a que ambos pensamientos pueden ser válidos acá lo importante es saber si los periodistas son por demás de eficientes y pueden acceder a este tipo de notas o si la policía y el sistema judicial está dando pasos en falso o si simplemente no quiere encontrarlo.

Lo único cnoncreto, como dice Maria Elena Walsh, es ver ¿cómo es el reino del revés? ¿Periodistas con gran capacidad de convencimiento? ¿O Justicia y policías que hacen la vista gorda?

Noticias relacionadas