El Hospital Roque Saenz Peña necesita un abrazo solidario

|| Locales
Compartir

Los trabajadores del efector público expresarán su malestar este martes a partir de las 10. Desde hace tiempo reclaman mejoras en las “condiciones edilicias” y que haya un “plan de reforma general”.

Este martes a partir de las 10, los trabajadores de la salud realizarán un abrazo solidario en el Hospital Roque Saenz Peña. Tras los reiterados reclamos que llevaron a cabo los empleados del lugar, y los cuales fueron desoídos, los profesionales se ven en la obligación de realizar esta medida para intentar que sus pedidos sean puestos en la mesa de discusión. La convocatoria es en la puerta principal del efector público sobre calle Laprida 5381.

El reclamo se debe al “deterioro edilicio del hospital, la falta de equipamiento técnico, de espacio físico y en condiciones, que permita una adecuada atención de los pacientes, y el cansancio por las promesas de soluciones que nunca llegaron en el transcurso de años”, explica el comunicado lanzado por los trabajadores.

“Consultorios extremadamente reducidos, sala de espera donde los pacientes se apiñan a la espera de ser atendidos; deterioro grave y mala calidad de los sanitarios de los baños para los pacientes como de los baños y vestuarios para el personal; en la guardia, falta de las condiciones exigidas para el aislamiento en la sala de internación de pacientes con tuberculosis y un electrocardiógrafo que sólo funciona a veces”, continúa.

“En la sala de rayos, un aparato está fuera de servicio y otro fue recientemente reparado tras estar varias semanas inoperativo, ambos al borde de su vida útil, por lo cual no garantizan que se pueda satisfacer la demanda de la población que acude al hospital, siendo las radiografías una prestación básica y esencial para brindar diagnósticos en primera instancia; escaso espacio para el trabajo del personal y filtraciones de agua reiteradas en distintos servicios; espacio extremadamente reducido para desarrollar el trabajo con normalidad en el archivo”, aseguraron. Además agregaron: “Esta situación de larga data, se viene deteriorando permanentemente por la falta de inversión necesaria en el mantenimiento”.

“Los trabajadores no sólo no queremos ser cómplices del actual mal funcionamiento del hospital Roque Sáenz Peña, sino que somos los más interesados en defender la salud de nuestro pueblo y a nuestro hospital, el cual no puede prestarle una atención adecuada y completa a la población debiendo derivar constantemente a otros efectores generando demoras y complicaciones en las atenciones que podrían solucionarse en el hospital si se tuviese lo edilicio y el equipamiento básico en condiciones. Ante este panorama los trabajadores reclamamos respuestas y soluciones a la Secretaría de Salud Pública”, concluye el comunicado.

Noticias relacionadas