El gremio del seguro alerta sobre el futuro de las compañías

|| Locales
Compartir

El cierre en diciembre de Aseguradora Federal dejó a 700 personas sin trabajo, de ellas 25 son de la ciudad. Desde el sindicato advierten sobre una posible concentración del mercado. En los 90 Rosario tenía 20 casas centrales, hoy apenas hay tres.

En diciembre del año pasado la Superintendencia de Seguros dispuso por falta de solvencia el cierre de Interacción ART y Aseguradora Federal SA. La medida dejó a 700 personas sin su fuente laboral de las cuales 25 trabajaban en Rosario. En ese marco, el Sindicato del Seguro se declaró en estado de alerta y movilización en todo el país. Además, denuncian que desde la Superintendencia no han demostrado demasiado interés por el futuro de los empleados que quedaron en la calle. Otro dato a destacar es que están pidiendo que aquellas compañías de la ciudad que decidan tomar personal incorporen a algunos de los 25 que están cesantes.

El secretario general del gremio a nivel local, Gustavo Méndez, dialogó con RosarioNoticias.info y explicó que la Superintendencia tomó la decisión de revocarles la autorización para funcionar luego de encontrar “supuestas irregularidades”. Además, no ocultó su preocupación por el futuro de otras compañías e hizo un paralelismo con los años 90 al recordar que por aquel entonces Rosario tenía 20 casas centrales y hoy apenas quedan tres.

“Durante estos años las empresas han tenido pingues ganancias, el tema es sabe qué hicieron algunos empresarios inescrupulosos. Nosotros no podemos controlar qué hacen ellos con el dinero para eso está la Superintendencia”, indicó Méndez.

El referente de los trabajadores del seguro alertó sobre una potencial concentración del mercado. Según explicó, determinar la situación financiera y el futuro de cada empresa es una decisión arbitraria que está en manos del Estado nacional. “Lo que puede pasar es que el mercado se termine repartiendo entre cinco empresas”. Méndez entiende que de darse algo así los trabajadores del seguro quedarán desprotegidos.

El gremio logró que a los 700 trabajadores se les pague sueldo y aguinaldo y ahora van por las indemnizaciones. Sin embargo, las negociaciones se están dilatando más de lo esperado. Si bien en toda quiebra el pago a los trabajadores es prioridad, el proceso de liquidación es muy lento. “No estamos viendo voluntad de la Superintendencia de acelerar los tiempos para que los trabajadores cobren lo que les corresponde cuanto antes”.

“Nosotros hemos pedido una reunión con la secretaria de finanzas de la Superintendencia para que nos digan en qué situación se encuentra todo el mercado asegurador y gestionar una mejora de calidad en todos los sentidos. Hasta ahora no hemos entrado mucho eco”, indicó.

Por último realizó un llamado a las compañías de seguros que están radicadas en la ciudad que decidan incorporar personal. “Sabemos que las empresas no están tomando gente, pero lo que les pedimos es que en caso de producirse alguna vacante se priorice a los trabajadores de la aseguradora Federal”.

 

Noticias relacionadas