El gobierno negocia para derogar la ley cerrojo

|| País
Compartir

El presidente de la cámara de diputados, Emilio Monzó, señaló que las prioridades del oficialismo en el congreso permitirán "al país y a las provincias la apertura hacia el mercado financiero".

La derogación de las leyes cerrojo y de pago soberanos son las prioridades del oficialismo en el Congreso de la Nación. Se trata de una exigencia impuesta por el juez Tomás Griessa para poner fin al “dafault técnico”. El presidente de la cámara de diputados, Emilio Monzó, señaló que las prioridades del oficialismo en el congreso permitirán "al país y a las provincias la apertura hacia el mercado financiero" y se mostró optimista de conseguir su aprobación parlamentaria. "Confiamos en los acuerdos con otros bloques, entre ellos el Frente Renovador y el bloque Justicialista. También con el bloque de Darío Giustozzi (Juntos por Argentina). Observo en ellos responsabilidad por el futuro del país y la gobernabilidad", dijo Monzó en una entrevista publicada este domingo por el diario La Nación. "En otras leyes habrá un ejercicio permanente de buscar el quórum y los votos, pero en el caso de los holdouts no va a haber problemas", ponderó a 48 horas de la apertura del periodo de sesiones ordinarias en el Congreso. Consultado por el rol del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, en la construcción de estos acuerdos parlamentarios, Monzó calificó al tigrense como "el dirigente más importante fuera del Gobierno", con "vocación por ser presidente en el futuro", pero con "sentido de la responsabilidad". Respecto de las objeciones del kirchnerismo a la oferta del Gobierno para resolver el litigio con los fondos buitre, el titular de la cámara baja opuso al planteo de "patria o buitres" de los seguidores de la ex presidenta la idea de que "patria es cerrar esta etapa de una vez por todas. Es pensar en los recursos que pueden venir, en la creación de trabajo genuino, en impulsar una infraestructura vial que facilite las exportaciones". "El negocio de los fondos buitre es prolongar el conflicto; hoy son más pesados los intereses que el capital. El Gobierno hace una oferta racional", amplió.(Télam)

Noticias relacionadas