El Concejo recordó el día en que Rosario fue la capital de la defensa de la Democracia

|| Locales
Compartir

El acto se realizó este miércoles y convocó a todos los protagonistas  de la firma del Acta de Compromiso Democrático quienes en la Semana Santa de 1987 cerraron filas contra la sedición carapintada. El edil Diego Giuliano aseguró: “Ese acta no fue certificada por un escribano, sino las 40.000 personas que se dieron cita en la plaza del Monumento a la Bandera”.

La presidenta Daniela León  fue la encargada de recibir a todos los protagonistas de la firma del Acta de Compromiso Democrático quienes en la Semana Santa de 1987 le hicieroj frente a la amenaza carapintada. “Hoy es un día de gloria en que recordamos el 30ª aniversario de la firma del acta de compromiso democrático, según el proyecto presentado por el concejal Diego Giuliano que acompañé y fue votado por unanimidad”, expresó. En el palco de honor se ubicaron las figuras de aquella gesta, el ex gobernador justicialista de la provincia de Santa Fe, José María Vernet, el ex diputado nacional por el radicalismo, Luis “Changui” Cáceres, quien por entonces era presidente del Concejo Municipal, Emeterio Pastor, y el actual ministro de la Corte Suprema de la provincia y ex secretario de Justicia Roberto Falistocco.   

León destacó la participación de la ciudadanía y las instituciones  en aquellos momentos en que la democracia argentina pendía de un hilo. Además recordó la presencia del ex intendente Héctor Cavallero, sentado en una banca, y  quien por aquellos días era concejal por el Partido Socialista Popular (PSP).

Diego Giuliano fue el primer orador de la jornada y recordó: “Ese acta que se suscribió no fue certificada por un escribano, porque el escribano no fue uno solo sino las 40.000 personas que se dieron cita en la plaza del Monumento a la Bandera”. Además destacó lo importante de esa epopeya: “Fue un especie de darse cuenta colectivo en cuanto a la valoración del sistema democrático. Y no era algo fácil en ese momento, cuando la dictadura se iba yendo de a poco y habían pintado la democracia. Ahora parece fácil  pero en 1983 parecía que la democracia no pasaba la prueba, siempre estaban los golpes que se agazapaban desde algún lugar”.

Luego de darse lectura al texto legal que dio origen a la ceremonia, se exhibió un documental  sobre los hechos ocurridos entre el 16 y 19 de abril de 1987, cuando la sublevación liderada por el carapintada Aldo Rico atentó contra una democracia de apenas tres años. En aquellos momentos, Vernet junto a otros tomó la decisión de trasladar la gobernación santafesina al Palacio Vasallo y desde allí se conformó una trinchera para evitar cualquier intento golpista.  

El ex gobernador de la provincia, José María Vernet, destacó que tras el diálogo con Alfonsín, decidió quedarse en Rosario y desde aquí disponer la defensa de la institucionalidad. Evocó muchas de las decisiones que se adoptaron en esos momentos, entre ellos el pedido a cada intendente a cada presidente comunal para que la gente saliera a las plazas. Aludió al estado de vigilia de esos días y reiteró al borde de la emoción la importancia de la democracia.

También hizo uso de la palabra Emeterio Pastor, quien rescató “la vigilia” realizada en la jornada por todos los concejales, dirigentes  y militantes. “Tengo la sensación que el tiempo no borró la memoria”, dijo a modo de agradecimiento. En su discurso destacó “al pueblo que no sólo fue garante sino el verdadero héroe para que la democracia se mantuviera en pie”. Además recordó “a un valiente Raúl Alfonsín” quien fue acompañado por una ciudadanía que esta vez no acompañó la intentona golpista.

En su relato recordó a Vernet “como un estadista “ quien supo accionar y sumar voluntades de todo el arco político en momentos tan difíciles y a intervenciones desde diferentes sectores como fue en el caso de la prensa, lugar que especialmente ocupó el periodista Oscar Bertone quien se convirtió en vocero de “los comunicados democráticos que se iban emitiendo”. Hacia el final valoró a “la democracia con sus virtudes y defectos que es el mejor sistema de gobierno de los pueblos libres pueden tener”.  

El actual ministro de la Corte Suprema de Justicia de la provincia y por ese entonces secretario de Justicia provincial, Roberto Falistocco aludió a los gestos para fortalecer a la democracia, para ejemplificar entre ellos a la decisión que adoptó el entonces gobernador José María Vernet de decidir que el traspaso de mando a quien lo sucedió en el cargo, Víctor Reviglio, se hiciera en la plaza, frente a la Casa Gris. En su discurso recordó que paradójicamente ese levantamiento carapintada se daba días después de la visita del Sumo Pontífice de aquella época, Juan Pablo II. “El avión todavía estaba despegando en Fisherton y teníamos este intento de golpe de estado”, rememoró.

Recordó que “fue un trabajo en conjunto” y aludió a consultas con juristas como Adolfo Rouzaut o Roberto Rosúa y evocó una frase del jurista Pedro Frías: “Pensar como hombres de acción y actuar razonablemente”.

Luis Cáceres, el dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR), por aquel entonces titular del comité provincial y secretario del nacional, recordó todo lo realizado en la democracia y lo que falta llevar a cabo en las nuevas generaciones. “Importa poco si lo hace un radical, un peronista, un PRO o un socialista, lo que le importa a la gente es que lo haga”, sentenció.

Tras tomar la palabra cada uno de los representantes de ese histórico día, se hizo entrega de los diplomas recordatorios el ex gobernador Vernet, Cáceres; Pastor y Falistocco y luego también los concejales que participaron de aquellos momentos: Juan Carlos Altare, Luis Ballerini, Héctor Cavallero, Nelson De Lajonquiere, Vladimiro Escauriza, Luis Lizondo, Luis Quaranta, Carlos Silvetti, Delfor Quiroga y Daniel Malaponte; el ex secretario general del Concejo, Héctor Prémoli y el ex subsecretario, Mateo Capillo.

De igual modo los recibieron el ex titular del comité departamental de la UCR y también ex edil, Jorge Serrano; el ex tesorero de la UCR, Oscar Delgado, quien fuera también concejal; los ex diputados nacionales Raúl Milano y Roberto Sanmartino ; Juan Carlos Millet quien había sido electo Rector de la UNR,  el dirigente socialista Juan Carlos Zabalza; quien por entonces presidía la Federación Universitaria de Rosario (FUR), Pedro Pavicich; el periodista Oscar Bertone, quien junto al por aquel momento vocero de Vernet, Oscar Feito, trabajaron en la tarea de difusión de lo que se decidía desde el Palacio Vasallo y los ex presidentes del Concejo, Alejandro Gerosa, Marta Sánchez, Osvaldo Mattana, Luisa Donni y Rafael Ielpi.

 

 

Noticias relacionadas