El Concejo distinguió a alfabetizadores del programa “Yo sí puedo”

|| Locales
Compartir

Se trata de voluntarios que trabajan para erradicar el analfabetismo de la ciudad. El programa es de origen cubano y se aplica en nuestro país desde 2003 y está avalado por la UNESCO.

Este martes en el Concejo Municipal se distinguió la labor de alfabetizadores voluntarios que suman esfuerzos para erradicar el analfabetismo de la ciudad. La iniciativa pertenece a la concejala Carola Nin, quien entregó las distinciones a cada uno de los alfabetizadores que aplican el método cubano “Yo sí puedo” en la alcaidía de Jefatura Policial de la Unidad Regional II.

El "Yo sí puedo" es un programa de alfabetización de origen cubano que se implementa en nuestro país desde 2003 y está avalado y certificado por la UNESCO.

Los 17 alfabetizadores voluntarios que hoy recibieron Diplomas de Honor de manos de la concejala Nin son: Aldama Umar, Lilian Bolcatto, Florencia Sánchez, Araceli Camiscia, Romina Martínez, Martina Famea, Julieta Osorio, Georgina Apersella, Mirna Vietti, Lara Mohir Ordóñez, Branco Castillo, Guido Pietrodarchi, Héctor Resoni, Adrián Míguez, León López Giménez, Guillermo Cabruja y Norberto Galiotti. El acto fue presidido por la concejala Caren Tepp y contó además con la presencia de los concejales Osvaldo Miatello, Pedro Salinas, Juan Monteverde, Fernanda Gigliani y Eduardo Toniolli.

También acompañaron familiares y amigos de los agasajados, así como Marcela Isaías, docente y periodista especializada en educación, quien avaló el proyecto de la concejala Nin, Coco López, periodista de destacada trayectoria nacional e internacional, autor del libro “Perón-Fidel, línea directa: cuando la Argentina rompió el bloqueo a Cuba”, Alicia Simeoni, periodista y secretaria adjunta del Sindicato de Prensa de Rosario y Ana Rita Pagura, hija del obispo Federico Pagura.

Guillermo Cabruja, uno de los coordinadores de la agrupación de alfabetizadores, manifestó su alegría al recibir el reconocimiento. Así también contó detalles de la llegada de los primeros alfabetizadores a la unidad penitenciaria y el buen ánimo que siempre manifestaron los alumnos. "El que aprende a leer y escribir es un héroe para nosotros", expresó. Del mismo modo, Norberto “Champa” Galiotti, otro de los coordinadores, valoró la distinción recibida e hizo un repaso histórico del arribo de la Multisectorial de Solidaridad con Cuba a Rosario, organización a la que representa, destacando los lazos formados entre ese país y el nuestro.

Para Nin, “alfabetizar a adultos es una de las tareas más nobles. El acto de enseñar a leer y escribir es un acto de compromiso y de creencia, es una apuesta al otro que cada día que pasa necesitamos más”. Y señaló: “Creo que los rosarinos no podemos abandonar el sueño de vivir en una ciudad en donde todos sepan leer y escribir. Ese objetivo se logra con gente como la que estamos distinguiendo hoy. Comprometidos con su comunidad”.

Noticias relacionadas