El cambio fue para ¿despolitizar o adoctrinar?

|| Opinión
Compartir

El cambio fue tan revolucionario que hasta en el Día de la Bandera se sintió el cimbronazo. Muchos aseguraban que las modificaciones en el acto donde se conmemoraba el fallecimiento del General Manuel Belgrano, eran para mejor y que el objetivo principal se basaba en dejar de lado la política en lo que era una fiesta patria. Pero si esa era la meta, no se cumplió.

Años anteriores, la presencia de grupos militantes en primera fila era lo que enojaba a muchos, pero en realidad cuando llegaba Cristina Fernández de Kirckner o el mandatario de turno, no quedaban detrás de un corralito esas personas que buscaban manifestarse, podían estar un poco más lejos del escenario principal, pero no excluidos.

Ayer fue un tanto grosero el uso de la “seguridad presidencial”. Con la excusa de que había que cuidar al Presidente, se implementó un operativo casi “cerrojo”, donde el ciudadano común no podía acceder más allá del vallado policial dispuesto a la altura del mástil principal del Monumento Nacional a la Bandera. Además la marcha que se organizó desde la Multisectorial  jamás llegó a destino. Gendarmería les impidió el andar hacia el lugar donde se encontraba Mauricio Macri. Sin contar que esta vez agredieron hasta a un concejal, y a diferencia del año anterior, los camiones de la Fuerza estaban para accionar y no para exhibición. Lamentable.

Un acto con cambios, cambios que a algunos los disgustó. Al patio cívico sólo ingresaban personas con acreditación, los periodistas tenían que estar encapsulados en un corralito y el público que escuchaba al Presidente eran funcionarios de su misma línea política u otros que no se los caracteriza por ser opositores a ultranza, y en el medio los chicos de diferentes escuelas que iban a prometer lealtad a la bandera, no a un bloque político. El resto de los ciudadanos, fuera de este marco y bastante lejos.

Si no era un acto político, ¿por qué el Presidente comenzó a arengar a los chicos con un slogan de campaña del PRO?. El “Sí se puede”, el “es aquí y ahora”, reprochar a niños de 9, 10, 11 o 12 años “No escucho, claro que se puede”, si eso de despolitizar, se parece demasiado a adoctrinar. Habrá que replantear los cambios, porque ya parece un cambio total de concepto.

Noticias relacionadas