El aumento de los costos complica a clínicas y sanatorios

|| Locales
Compartir

La devaluación, los tarifazos y las paritarias atentan contra la economía de la salud privada. Los que dependen del Pami son los que atraviesan la situación más difícil. Por otra parte, reconocen que existe una baja en las afiliaciones a las empresas de medicina prepaga.

El presidente de Clínicas y Sanatorios de Rosario, Eduardo Javkin, alertó hoy sobre la compleja situación por la que están atravesando muchas empresas prestadoras de salud. El dirigente destacó que las más complicadas son aquellas que tienen una alta dependencia de los ingresos que reciben por parte del Pami. La obra social de los jubilados mantiene con ellos atrasos y no reconoce el incremento de los costos. En ese sentido, indicó que la devaluación, los tarifazos y los acuerdos salariales elevaron “de manera considerable los costos”.

“La situación de los sanatorios es homogénea. Todo depende de cuál es la composición de su clientela. Los que son muy dependientes del Pami están pasando una situación muy difícil. El resto está un poco más holgado”, sostuvo Javkin.

En diálogo con RosarioNoticias.info, el especialista se refirió al impacto que tuvieron para los prestadores de salud la devaluación, los tarifazos y las paritarias. “Los costos se han incrementado muchísimo. Para un sanatorio es imposible disminuir el uso de aires acondicionados. La suba del dólar también hizo lo suyo, nos generó un gran incremento de los insumos, para colmo nosotros venimos arrastrando la devaluación del año 2014. A todo eso hay que sumarle que cerramos una paritaria por encima del 35%”.

Javkin sostuvo que esos incrementos no fueron compensados de manera proporcional sobre todo por parte de las empresas prepagas y del Pami. “Las obras sociales que más o menos han tenido aumentos paritarios están reconociendo los incrementos, pero las prepagas que han tenido solamente dos aumentos del 9% y el Pami no lo están haciendo”.

Un poco menos afiliaciones en las prepagas

Consultado sobre una baja en la cantidad de afiliados a las empresas de medicina prepaga como consecuencia de la crisis y los despidos, Javkin expresó que hay desafiliaciones pero se dan dentro de los parámetros normales. “Siempre que hay aumentos, en este caso hubo dos seguidos, la gente se borra”, minimizó. Sin embargo, reconoció que hay una “leve baja en el número de personas que se afilian”.

El presidente de Clínicas y Sanatorios explicó que hay dos tipos de afiliados las prepagas: los voluntarios y los que tienen una obra social y optan por la prepaga. Los primeros no tienen relación de dependencia. Eso explica en parte que la caída en las afiliaciones no se tan pronunciada ya que, según explicó Javkin, la mayoría de los afiliados son trabajadores en relación de dependencia a los que en las negociaciones paritarias les incluyen el aumento de la obra social. “En algunos casos a lo sumo deben pagar una mínima diferencia”.

Noticias relacionadas