EE.UU mató en Siria al número dos del Estado Islámico

|| Mundo
Compartir

El Pentágono confirmará en una conferencia de prensa la muerte de Abdel Rahmane al-Qaduli en un operativo de las fuerzas internacionales. Hace 10 días cayó Omar al Shishani, otro alto cargo del grupo terrorista.

El segundo líder al mando del grupo extremista Estado Islámico murió esta semana durante una ofensiva en Siria, según reportó el viernes la cadena NBC, citando a un funcionario estadounidense.

El comandante insurgente, que tiene varios seudónimos, habría fallecido el jueves en un bombardeo aéreo lanzado por Estados Unidos. El gobierno de Barack Obama ofrecía siete millones de dólares por información que permitiera dar con Al Qaduli.

Se espera que la noticia sea confirmada en instantes por el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Ash Carter y el general Joe Dunford.

El 15 de marzo pasado un funcionario de la inteligencia iraquí y el director de un grupo activista sirio confirmaron la muerte de Omar al-Shishani, un alto comandante del Estado Islámico (ISIS-por sus siglas en inglés).

Estados Unidos ofreció en su momento la suma de cinco millones de dólares por al-Shishani.

Un vocero del Pentágono dejó trascender a distintos medios la confirmación de la muerte del extremista como consecuencia de las heridas sufridas tras un ataque aéreo.

La mayoría de sus guardaespaldas fueron asesinados en el mismo bombardeo en el noreste de Siria el 4 de marzo en el pueblo de Shaddadi, aunque Shishani sobrevivió al ataque del convoy.

La muerte del alto comandante provocó otro duro golpe al ISIS debido a que Shishani tuvo varios puestos de importancia dentro de la organización, entre ellos, "ministro de guerra" y era uno de los tantos combatientes extranjeros que se unieron al extremismo yihadista.

Fuentes de información dentro de la organización terrorista aseguran que Shishani siempre fue un "enigma" para sus colegas, y que era denominado "Abu Meat" ("Abu Carne" en inglés) por su habitual práctica de sentarse en la sala de control del cuartel y enviar a jóvenes reclutas a su muerte segura. (Infobae)

Noticias relacionadas