Editoriales rosarinas: emprendimientos a puro pulmón

|| Locales
Compartir

Iniciar un sueño no es fácil, pero mucho menos cuando se trata de una editorial. El arte reflejado en hojas, la literatura que atrapa a más de una persona y la inmiscuye en un mundo diferente al que vive son algunas de las sensaciones que se atraviesan al leer un libro. Quizás las mismas que satisfacen a los que crean esas ediciones. Las ganas están, las propuestas también, pero lo que más cuesta es el financiamiento. Aunque reconocen que en la ciudad se está generando un gran circuito.

Cada vez que algún emprendedor comienza su sueño, son varios los que forman parte de ese camino. El hecho de tener una idea y generar trabajo, más en estos tiempos difíciles, es bienvenido. En el caso de las editoriales, no sólo participan los dueños o los autores de los libros, sino que hay ilustradores, vendedores que se encargan de repartir las ediciones, traductores, en algunos casos. En fin, muchos logran ser parte de esa movida. Pero a veces se hace cuesta arriba a pesar de que las editoriales reconocen que en el último tiempo, Rosario generó un circuito que beneficia las ediciones locales.

Juan José Bereciartua, de Río Ancho Ediciones, dialogó con RosarioNoticias.info y contó cómo fueron sus comienzos en la editorial. Esta cooperativa nació luego de haber ganado un premio estímulo de Espacio Santafesino en 2011. Los integrantes de este sueño eran todos partícipes del taller de Alma Maritano. “Nos presentamos, ganamos y nos dieron el dinero para publicar cuatro libros. Luego empezamos a ver qué íbamos a editar. Y se nos ocurrió hacer un concurso literario”, explicó. De esta manera lograron que autores locales puedan expresar lo que saben y que los rosarinos pudieran conocerlos.

Por su parte, Julia Sabena, una de las dueñas de la editorial Serapis aseguró que el panorama en el actualidad es mucho más amplio que cuando ella comenzó por el 2006. “No había tantas editoriales como ahora y por una inquietud de ver buenas ediciones y buenos libros en el mercado, empezamos el emprendimiento”. “Cada vez hay más, en estos últimos 5 o 6 años han surgido un montón. Al juntarse, hay más fuerza. Está teniendo mayor visibilidad”, confirmó Sabena a RosarioNoticias.info.

Bereciartua destacó el apoyo que tienen por parte de la Provincia con Espacio Santafesino porque para las ediciones locales, “un subsidio es una cosa muy importante”. “Muchas editoriales rosarinas hemos publicado gracias a eso – reconoció -  porque permite un deshago. No queremos que los escritores paguen por sus libros, es muy difícil”.

En las editoriales, no sólo lo económico es uno de los tantos escollos que hay que sortear sino el tema de la difusión, es otro. Pero en Rosario, los emprendedores de esta idea aseguran que se generó un circuito bastante beneficioso para recuperar ganancias y vender más libros.

Bereciartua aseguró que en la ciudad “autores locales hay muchos y buenos” pero la falta de propagación de sus obras es lo que dificulta que los escritores opten por las ediciones locales. “La difusión en los medios importantes de Buenos Aires es – lamentó - prácticamente nula. Los de acá, sí lo hacen”. En tanto, Sabena afirmó que siempre buscan que las librerías de Rosario sean más aliadas de sus obras. “Intentamos que nos den un poco más de lugar o preponderancia. Es imposible competir en el mercado general. Lo que buscamos las editoriales independientes, es una marca de perfil. No competir con grandes editoriales, sino más bien diferenciarnos”, comentó la dueña de Serapis.

En este mundo es sumamente importante que el Estado ponga su granito de arena y al parecer, con el paso del tiempo las autoridades se dieron cuenta de lo necesario que era ser partícipe de una movida que se hace a pulmón y que sí o sí necesita de su apoyo. “Tanto las Noches de las Librerías como todas las ferias de editoriales que propone la Secretaría de Cultura de la Municipalidad, para nosotros son fundamentales”, expresó con énfasis el dueño de Río Ancho. Sabena explicó que lo que intentan es incursionar en “circuitos diferentes”.  “Se buscan hacer presentaciones, cuando estás publicando un libro de algún autor vivo, hacer lecturas de poesías, ese es el circuito alternativo en el que nos movemos bastante”, detalló la editora.

Cuando se desarrollan ese tipo de actividades son momentos claves para obtener algún tipo de ganancias para estos emprendedores. “Es donde más o menos se vende. Es un empujón, hay un trato con la gente directo, están los autores, ese intercambio que no se podría dar de otra forma”, desarrolló Bereciartua. A pesar de este empujón, Sabena recalcó que “si hubiese una movida más orgánica e integral, siempre sería mejor”.

UN PERIODISTA QUE APOSTÓ POR UNA EDITORIAL BIEN DE ACÁ

Se trata de Juan Roberto Mascardi quien, con la ayuda de Nicolás Manzi y su editorial Casagrande, lanzó el libro "Ni tan héroes, ni tan locos, ni tan solitarios" con una primera tirada de 60 ediciones artesanales y una segunda, de 500 de imprenta, que se presentará en Rosario el próximo 18 de agosto en Plataforma Lavarden a las 19:30

Mascardi explicó a RosarioNoticias.info que el libro consta de crónicas escritas entre 2010 y 2015 y hasta hay “algunas que son inéditas”. “Me contacté el año pasado con Nicolás Manzi. Es mi primera experiencia editorial. Se generó una relación y ellos me propusieron editar el libro con un formato muy interesante”, explicó el comunicador.

En este nuevo mundo para él, pudo contar cómo fue su experiencia y revelar el panorama que vio en cuanto a las ediciones locales. “Lo que encontré es que hay un circuito de distribución muy aceitado, todo un círculo de ferias, librerías. Poco a poco se va fortaleciendo esa línea de distribución. En ese sentido es interesante, porque más allá del nombre de una editorial grande que te garantiza más visibilidad a nivel nacional, esta forma de comercialización, lo que hace es estrechar lazos en determinadas comunidades”, analizó Mascardi.

“Me ayudaron mucho desde la editorial a encontrarle una coherencia de libro, con un formato. Logramos el punto final de 10 historias que tienen un punto en común entre todas”, confesó. “Yo, que vengo con una larga tradición en el periodismo digital, saltar a un dispositivo libro y que sea artesanal fue una idea muy provocadora para mí, el producto en sí mismo tiene un valor manual muy interesante”, detalló el redactor de Rosario Express, La Nación online y RosarioPlus.

Noticias relacionadas