Duras críticas al dispositivo público para varones

|| Locales
Compartir

Se trata de un espacio que funciona dentro del Instituto Municipal de la Mujer y brinda asistencia a los hombres que ejercen o ejercieron violencia. Desde la ONG Ampliando Derechos lo cuestionaron y piden conocer detalles de las metodologías de trabajo que allí se utilizan.

Desde la ONG Ampliando Derechos se mostraron muy críticos en cuanto al desempeño del Instituto Municipal de la Mujer con respecto a labor que allí se desarrolla en materia de violencia de género, sobre todo con el denominado dispositivo público para varones que ejercieron o ejercen violencia y que tiene por objetivo modificar la conducta del hombre agresor. Nora Giacometto, integrante de la organización, no sólo cuestionó el accionar del organismo que depende de la Intendencia, sino que también apuntó al sistema judicial, adjudicándole gran parte de la responsabilidad de que Santa Fe sea la segunda provincia que más femicidios registra, superada únicamente por Buenos Aires.

“Para nosotros es malísimo el dispositivo que tienen el Instituto de la Mujer. Hemos tenido una experiencia con una de las chicas que nosotros acompañamos  que no llegó a ser trágica, pero estuvo cerca. Este señor estuvo afectado al programa alrededor de 30 días a fines del año del 2015 y otro tanto en junio de este año. Cuando en base a informes suministrado por el Instituto el juez determina su liberación, pasaron dos días y este señor le quemó la casa a su ex mujer”, recordó Giacometto en diálogo con RosarioNoticias.info

La trabajadora social contó que en reiteradas ocasiones pidieron que la titular del Instituto, Andrea Travaini, explique en qué consiste el dispositivo y nunca lograron una repuesta por parte de la funcionaria.

Desde Ampliando Derechos sospechan que hay ciertas cuestiones que en el dispositivo no se están teniendo en cuenta. Según la psicóloga Paola Bona, “frente a un violento lo que hay que dilucidar es si la violencia es un fin o un medio”. La especialista sostiene que si es un fin se está “frente a una persona que no puede contralar la frustración y entonces reacciona de manera violenta”.

También explica la necesidad de entender la conducta de algunas patologías como la del psicópata. La especialista contó que por lo general la persona que padece ese tipo de trastorno “se resiste a someterse a los tratamientos y si lo hace busca por todos los medios controlar al terapeuta porque su personalidad es justamente tener bajo control a todas las personas”. Estas son algunas de las dudas que las especialistas tienen en cuanto al trabajo dentro del Instituto de la Mujer, por eso insisten con conocer detalles de que cómo se trabaja con el dispositivo para varones. 

Giacometto explicó que la creación de un dispositivo de las características que funciona desde hace casi un año en el Instituto de la Mujer está prevista por ley. La norma es nacional y lleva el número 26485. “Lo que nosotras lamentamos es que esto se use más para generar un impacto publicitario que encontrar una salida”, dijo.

El papel de la Justicia

La provincia de Santa Fe ostenta el triste privilegio de ser el segundo territorio detrás de Buenos Aires con víctimas fatales por violencia de género. Para Giacometto esto se explica por varias razones. Entre ellas, el ámbito en el que el golpeador se crió, cuestiones culturales relacionadas con el machismo que siguen muy arraigadas en la sociedad y “sobre todo” la impunidad.

“Las penas por violar las restricciones y cese hostigamientos son casi nulas. Existe una inacción tanto de la Justicia como de la subsecretaria de políticas de género que nos ha llevado a que Santa Fe tenga los números alarmantes en cuanto a femicidios”, explicó.

Los números comparativos son tan contundentes como preocupantes. Según datos de la Corte Suprema de Santa Fe, en 2015 se registraron 43 femicidios, mientras que Buenos Aires en el mismo año tuvo 98 víctimas. “La gran diferencia es que mientras Buenos Aires tiene cerca de 16 millones de habitantes, en Santa Fe la población llega a los tres millones”, concluyó.