Dudan que el precio de las notebooks baje con la quita de aranceles

|| Locales
Compartir

El secretario de la Cámara de Empresas Informáticas del Litoral, Gustavo Barragán calificó a la medida de “loable” pero se mostró muy escéptico sobre que los resultados se den en el corto plazo. Además, pidió considerar “el valor social de las ensambladoras”.

El secretario de la Cámara de Empresas Informáticas del Litoral, Gustavo Barragán, se refirió este lunes a la decisión del Gobierno nacional de eliminar el arancel que rige sobre la importación de notebooks. Si bien calificó a la medida de “loable” porque busca bajar el precio al consumidor, puso muy en duda que eso se dé en lo inmediato. Por otra parte, alertó sobre el futuro de las empresas que se dedican al ensamblado en el país. Pidió rescatar el valor social de las Pymes, al tiempo que sostuvo que en los último años hubo varios emprendiendo que invirtieron mucho dinero para armar máquinas en el país.

“Es muy temprano para evaluar los resultados”, se apuró en aclarar Barragan para quien la “intención es loable porque busca bajarle el precio al consumidor”, Sin embargo, pidió que la medida “no destroce” a la industria local. “Hay muchas empresas que invirtieron mucho para poder ensamblar en el país”.

Con relación a la baja de precios, el referente de las empresas informáticas no dejó un mensaje muy esperanzador. “Ese 35% que se quita de arancel no se va a reflejar de manera lineal porque no es lo único que impacta sobre el precio de una máquina. Por una cuestión de lógica debe esperarse que los precios tiendan a la baja, ahora que eso suceda con una economía tan complicada como la que tenemos ahora va a llevar, creemos, un tiempo”.

En diálogo con Radio Dos, Barragán explicó que en la actualidad no hay mucha diferencia de precios entre los importados y los nacionales, aunque reconoció que los que se ensamblan en el país son algo más baratos. Si bien los ensambladores pagarán menos arancel por sus importaciones la quita para ellos es sensiblemente menor, apenas llegará al 12%. Por eso se especula que la ecuación se invertirá y pondrá en riesgo cientos de puestos de trabajo.

Barragán dejó un dato que parece menor, pero no lo es al sostener: “Las que se ensamblan en el país tienen un valor agregado que cuando uno va y compra no observa; y es que cuando un compra tiene una garantía acá en el territorio, tiene a quien ir a reclamar. Con las que lleguen terminadas al comprador le van a decir déjela, que la mandamos y espere a que llegue”.

 

Noticias relacionadas