Dieron a conocer un video en el cual se ve a un patovica golpear a Escobar

|| Locales
Compartir

Según la investigación el autor de la paliza es uno de los custodios de La Tienda, que ayer quedó imputado por homicidio.

Uno de los patovicas del boliche La Tienda quedó imputado ayer como autor del homicidio de Gerardo “Pichón” Escobar, el joven de 23 años cuyo cuerpo fue encontrado en el río luego de estar una semana desaparecido y de haber sido visto por última vez en ese local nocturno. En la audiencia celebrada en Tribunales, la Fiscalía reveló una nueva prueba: una cámara de seguridad ubicada en Tucumán al 1000 muestra al custodio de La Tienda golpeando a Gerardo y arrastrándolo desvanecido.

Además, dos policías que hacían adicionales y dos empleados de seguridad del bar fueron imputados por encubrimiento. El patovica señalado como autor del homicidio ya había sido demorado porque de su casa salió la última señal de GPS del celular Pichón.

En la audiencia imputativa presidida por el juez Luís María Caterina, los fiscales Marisol Fabbro y Rafael Coria acusaron a Cristian V., el patovica de 36 años de La Tienda, de matar intencionalmente a Gerardo Escobar la madrugada del viernes 14 de agosto. A su vez, señalaron a los custodios José Luis C., de 34 años, César A., de 30, y a los empleados policiales Maximiliano A. y Luis Alberto N., ambos de 32, de encubrir el crimen ocultando el cuerpo y luego arrojándolo al río. Los cinco imputados habían quedado detenidos el sábado pasado en el marco de varios allanamientos en donde se secuestraron vehículos y elementos probatorios.

La audiencia de ayer sumó una nueva prueba que refuerza la hipótesis de homicidio. La Fiscalía presentó la grabación de una cámara de seguridad privada ubicada en Tucumán 1059 (a menos de una cuadra del local nocturno) en la que Pichón está escondido entre dos autos estacionados a 45 grados y llega el Cristian V. El registro muestra que el patovica primero lo inmovilizó pisándole la mano y después lo golpeó con los puños y la rodilla. Por la calidad de la imagen no pudo distinguirse si los golpes fueron en la cabeza pero sí que Pichón se desvaneció y el patovica lo arrastró hasta un lugar donde se pierde el rango de visión de la cámara.

La hipótesis de los fiscales es que luego de la golpiza, Cristian V. y los otros cuatro imputados ocultaron el cuerpo y lo arrojaron al río, aunque no se dieron a conocer los elementos probatorios que los vinculan con el hecho y el presunto homicida, algo que se espera ocurra en la audiencia de mañana. (El Ciudadano)

Noticias relacionadas