Detuvieron en Misiones a taxista sospechado de llevar los prófugos a Paraguay

|| País
Compartir

El hombre fue apresado en Posadas. Los investigadores creen que pudo haber trasladado a los hermanos Lanatta y a Schillaci a la ciudad de Encarnación. Amplio operativo en la frontera.

La fuga de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez traspasó, al parecer, los límites del territorio bonaerense. Durante 10 días, la búsqueda se concentró en la Provincia. Los investigadores estaban convencidos de que los tenían cercados. Pero algo cambió.

En las últimas horas se realizaron dos nuevas detenciones por el caso: una en la ciudad de Buenos Aires, la otra en Misiones. La primera fue una mujer de 47 años, a quien vecinos dijeron haber visto con un hombre con parecido físico a Víctor Schillaci. En el allanamiento, la policía encontró droga fraccionada, como si fuera a venderse.

El segundo arresto fue de un hombre, de unos 40 años, que según trascendió trabajaría como taxista en la ciudad de Buenos Aires. Según publicó el sitio Misiones Online, su nombre sería Rodolfo Garibaldi o Garibaldo y conduciría un auto modelo Cross Fox, con patente KVE 050.

La detención fue efectuada por efectivos de la Gendarmería en el hotel El Entrerriano, situado en cercanías de la avenida Costanera de Posadas. Los investigadores estimaban que antes estuvo en la ciudad de Encarnación, en Paraguay, donde habría dejado a los Lanatta y a Schillaci. Se cree que los tres delincuentes cruzaron a Paraguay por el puente internacional San Roque González de Santa Cruz.

Mientras el detenido permanece alojado en la sede del Escuadron 50 "Posadas" de Gendarmería, las fuerzas federales acentuaron los controles en los pasos habilitados hacia Brasil y Paraguay. El Ministerio de Seguridad de la Nación envió una comunicación a las fuerzas federales y provinciales referida a posibles intentos de fuga de los prófugos por la zona del Litoral, a bordo de dos vehículos con los dominios OST-777 y HJH-887.

Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci escaparon el pasado 27 de diciembre del penal de General Alvear, en la provincia de Buenos Aires, donde cumplían condenas a prisión perpetua por el asesinato de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cometidos en 2008, en el marco de sus vínculos con el tráfico de efedrina para el procesamiento de drogas. (Infobae)

Noticias relacionadas