Declaró el chofer sospechoso del doble crimen de barrio Saladillo

|| Locales
Compartir

Ayer se presentó de manera espontánea en los Tribunales para contar su verdad y se proclamó inocente. Manifestó que a la hora del hecho estaba trabajando y se desvinculó de una posible relación con la chica asesinada. Quedó en libertad.

Martín Perea, el chofer de la línea 142 del transporte urbano de pasajeros, quien era sospechado de ser el autor material del asesinato de los hermanos Agustina y Javier Ponisio el pasado viernes en barrio Saladillo aseguró ser inocente. Declaró este lunes en los Tribunales provinciales y quedó en libertad.

En diálogo con el programa Telenoche, el chofer aseguró que a la hora del hecho estaba trabajando como lo hace habitualmente ya que tiene un horario fijo,  “entre las 6.19 y las 13.22”. “A las 8.30 estaba en el cementerio de Villa Gobernador Gálvez haciendo la espera porque a las 8.33 salgo del cementerio de Gálvez hacia el norte”, manifestó a Canal 3.

“Soy inocente. Mis compañeros me dijeron que era uno de los sospechosos y quedé con los ojos abiertos. Mi vida es sana, voy al gimnasio, juego al fútbol con amigos, te lo pueden decir mi familia, mis amigos, todos los que me conocen que es así”, expresó el conductor del colectivo.

El chofer fue acompañado por su abogado, José Nanni, quien además explicó que la relación que había entre Perea y Agustina Ponisio, sólo era de chofer pasajera ya que era habitué de esa línea para ir a trabajar. El sospechoso aseguró que no tenía ningún vínculo íntimo con la chica asesinada.

Noticias relacionadas