De reversa, Macri, de reversa

|| Opinión
Compartir

El Presidente Mauricio Macri da un paso adelante y retrocede dos casilleros, como si estuviese en el juego de la Oca. Pero hay un solo problema, hay cuestiones a nivel país que no se las puede  tomar como un juego. Tras la doble marcha atrás de la semana pasada respecto de los cambios en el sistema jubilatorio y el acuerdo entre el Correo y el Estado, la imagen del gobierno de Cambiemos tuvo un duro revés.

En conferencia de prensa, el mismísimo Macri expuso ante el país que el errar es humano porque cuando “se hacen muchas cosas, también se comenten errores”, pero lo que no tuvo en cuenta es que casi siempre esos avances que su gobierno hace son en detrimento del bien común o mejor dicho de los que más necesitan.  

No es la primera vez que pone primera y luego le da reversa a sus decisiones. Ya en diciembre del 2015, designó por decreto a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrant como jueces de la Corte Suprema de Justicia en comisión, hasta tanto fueran aprobados por el Senado. Pero en medio del amplio rechazo que provocó esta decisión, el Presidente postergó la asunción de los mismos.

Otro de los hechos que causó bastante malestar fue cuando el ministro de Energía Juan José Aranguren informó sobre los aumentos en las tarifas de gas y luz. Revuelo, fue poco. Allí los usuarios sintieron el dolor en los bolsillos y le saltaron a la yugular. Aranguren defendió su medida ante la Cámara de Diputados que le recriminaba no haber convocado a audiencias públicas. Así fue como la Corte Suprema tuvo su primer revés para el gobierno de Macri. La Justicia ordenó retrotraer los cuadros tarifarios y dictaminar la obligación de las audiencias.

Los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) parecen ser los preferidos de este gobierno y muchas veces esas decisiones ocasionan malestar en la gente, como fue el caso de la modificación del régimen de ART. Algunos miembros del Parlamento le recriminaron a Macri que haya recurrido a un DNU y no que haya convocado a sesiones extraordinarias. Las críticas fueron cuantiosas y nuevamente “recalcularon” la medida.

Una de las más controvertidas decisiones fue la de la modificación del feriado del 24 de marzo. Una fecha muy significativa para todos los argentinos por lo que ésta representa. Varios organismos de Derechos Humanos, políticos y la comunidad toda le hizo abrir los ojos a Macri y reparar su “error”. El Jefe de Estado tuvo que rectificar el decreto que convertía en trasladables los feriados del 24 de marzo, 2 de abril y 20 de junio.

Los últimos dos “errores” que hicieron dar marcha atrás a Macri fue el recorte en la suba a los jubilados y llevar a “foja cero” el “Correogate”, o mejor dicho la medida que implicaba una condonación para el grupo Socma, propiedad de Franco Macri, de unos $ 70.000 millones hasta 2033.

Muchos argentinos valoran que Macri se autodefina como “falible” y que reconozca sus “errores” tal como lo confesó en conferencia de prensa: “Si me equivoco, pido disculpas y corrijo”. El hecho de “dar un paso atrás” está visto con buenos ojos por algunos. Pero también, en medio de esta etapa de "sinceramiento", el Jefe de Estado debe entender que estos pasos en falso hacen que los argentinos vayan perdiendo credibilidad en su figura y puede generarle problemas de cara al futuro, más en un año electoral.

Los asesores de Macri, deberán actualizar el GPS, recalcular y darse cuenta que los ciudadanos comenzaron a cansarse del popular dicho que reza: “Borrar con el codo lo que se escribió con la mano”. Llegará un momento en que la hoja de la confianza se rompa y ahí sí, no habrá marcha atrás.

Noticias relacionadas

Etiquetas