Cuidar el medioambiente: en Rosario, nada se pierde todo se recicla

|| Locales
Compartir

¿Por qué desechar algo que puede tener una mayor vida útil? Es la pregunta que se hacen quienes se sumaron a esta movida ecológica. El municipio aseguró que en este 2016 se juntaron 47 toneladas de reciclables. En tanto, Marta Castagneto, titular de Reciclados Rosario sentenció: “La persona educada, en realidad, es la que recicla”.

La movida del reciclado va sumando año tras año a emprendedores que deciden darle una vida más prologada a elementos que para otros ya no sirven más. Cuando las personas llevan adelante esta iniciativa, no sólo evitan generar más basura, sino que además ayudan a “cuidar la casa de todos”, es decir el planeta. Desde la Municipalidad, en especial por parte de la Secretaría de Ambiente y Espacio Público, generan actividades donde se valora el hecho de reciclar y se premia a quienes lo hacen con bolsones de verduras, cajones para armar una huerta, recargas de las Tarjetas MOVI, entre otros tantos beneficios. En Rosario, el balance de este 2016 en esta materia fue muy positivo, ya que se juntaron 47 toneladas de reciclables. En tanto, desde la empresa Reciclados Rosario manifestaron que con el correr del tiempo las empresas comienzan a tomar conciencia de lo necesario que es cuidar el medioambiente y por eso contratan sus servicios.

Desde el municipio se llevó a cabo la campaña “Canjeamos por Naturaleza” y realmente, aseguraron a RosarioNoticias.info que “la convocatoria a intercambiar una bolsa de residuos reciclables por un producto sustentable, es la propuesta que más interés despierta entre los rosarinos”. El 16 de diciembre pasado se realizó en la Plaza San Martín la “Feria de las R”, con el objetivo de reducir la cantidad de residuos enviados a disposición final. En esta oportunidad se instalaron puestos de Canjeamos por Naturaleza, Rosario Repara y Los alimentos no se tiran.

El objetivo desde el municipio, manifestaron a este medio, es “generar el hábito de la separación de residuos y el reciclaje” pero son conscientes de que es una “meta a largo plazo”. De todas formas, con las campañas que se realizan, lograron que los rosarinos se sumen a esta movida ecológica y que poco a poco el separar los desechos ya sea una acción natural.

Marta Castagneto, titular de Reciclados Rosario, una empresa de la ciudad que se dedica a esta actividad, señaló a RosarioNoticias.info que “cuesta” concientizar pero poco a poco se está logrando. En tanto, destacó que su trabajo no sólo es bueno para el medioambiente porque se “evita la tala de 200 árboles diarios” sino que además generan fuentes de  trabajo con cooperativas.  Reciclados Rosario recibe maderas, pallets, cartón, plástico y vidrios, y esos elementos pueden tener dos destinos, o bien lo derivan o manejan el material “hasta la última instancia” para volver a “insertarlo en la industria”.

“Decidimos ofrecer propuestas innovadoras para que más rosarinos adopten prácticas amigables con el ambiente. Hoy es importante que todos nos involucremos para tener una ciudad más limpia, ordenada y en equilibrio con el ambiente", destacó la secretaria de Ambiente y Espacio Público,  Marina Borgatello, cuando hizo referencia a la “Feria de las R”.

Tal como los revelaron desde la Secretaría de Ambiente y Espacio Público, en este 2016 ya participaron 9.690 vecinos del tradicional intercambio sustentable. Durante el año se entregaron 3.676 bolsones de verduras agroecológicas provenientes de los parque-huerta de la ciudad, 857 jardines verticales fabricados por la Dirección de Parques y Paseos,  1.241 kits sustentables (con maceta, semillas y compost), 1.461 frascos de mermeladas y conservas fabricadas por distintas cooperativas de la Economía Social.  De la misma manera, en conjunto con la Secretaría de Movilidad, se cargaron 3.479 tarjetas por un valor $104,370 pesos en viajes de colectivo.

Aún para algunos la palabra reciclaje está relacionada a una actividad que realizan personas de bajos recursos o que no tienen otro medio de trabajo, y en realidad el hecho de reciclar debería ser inculcado a todos desde pequeños. “Hoy, los más chicos muchas veces les enseñan a los grandes”, indicó Castagneto. “No es vergonzoso reciclar. Hay que generar un cambio en la conciencia de que la persona educada, en realidad, es la que recicla. Y eso no significa ser in linyera. Al contrario. Yo me siento orgullosa del trabajo que se hace. Tenemos la obligación de dejarles a nuestros hijos y nietos un lugar saludable donde vivir”, explicó.

Recuperar, reutilizar, reciclar y reducir no son sólo palabras mencionadas al azar, busca que los rosarinos y todos los ciudadanos logren un cambio de hábito y un compromiso con el ambiente. Todo empieza por casa.

Noticias relacionadas