Cuando correr te cambia la vida

|| Locales
Compartir

El tan en boga concepto del “running” es más que una moda pasajera. Cientos de personas salen a correr todos los días y se animan, incluso, a participar de maratones y abrazan esta práctica saludable. Hablamos con Horacio Kapellu, referente de la actividad, y corredor de maratones como las de Nueva York, Londres y París, entre otras.

Ya no es cosa de pocos. Ni de atletas de elite, ni de deportistas de alta competencia. El “running”, o las carreras de calle, es un fenómeno nuevo que llegó para quedarse. Si uno camina por cualquiera de los parques de la ciudad se topará con grupos de running o con personas que salen a correr para estar en forma o para mejorar su calidad de vida.

Si uno piensa en un referente, es difícil no evocar la figura de Horacio Kapellu, un maratonista de 69 años que participó en maratones de 42 kilómetros como las de Nueva York, Boston, Chicago, Londres, París y Rotterdam, entre otras. Más allá de estos pergaminos, Kapellu siempre recuerda sus orígenes, el punto de partida y la voluntad para cambiar estilos de vida poco saludables.

“Yo soy un ex obeso que pesaba 130 kilos, un ex sedentario y un ex fumador de dos atados diarios. Soy un referente por lo que he corrido. Pero creo que más importante es de donde partí”, afirmó con entusiasmo Kapellu a Rosarionoticias.info. Hablar de correr y de hacer deporte se nota que es una de sus grandes pasiones. A tal punto que siente que, de alguna manera, la actividad le salvó la vida.

Con todo, no se queda con correr y recrearse, sino que busca ayudar a otros a encontrar un estilo de vida más saludable. “Estoy escribiendo sobre la superación de obstáculos para tener un voluntariado. Es decir, para ayudar a otras personas para que vean que esto no es mágico, ni nada terrible, que todos lo pueden hacer”, indicó.

De esta manera, Kapellu habla de valores y usa términos como “metacognición”, para canalizar esa energía que todos tenemos, y volcarla a prácticas saludables. “Quiero hacer algo orgánico para que la gente diga que si este tipo pudo yo también lo puedo hacer”, reflexionó.

Con esta moda evidente se deja de lado el paradigma de los corredores o de los maratonistas como deportistas de elite, o una actividad reservada solo para la alta competencia. “Yo soy un aficionado. Al lado de los profesionales hay un grueso, un pelotón, que es el 80% de los participantes, que son corredores recreacionales”, señaló.

Así, Kapellu se lamenta que, teniendo en cuenta el auge de la actividad, no se aproveche este impulso para fomentar el deporte a nivel masivo.

“Más allá de las dirigencias deportivas, las empresas todavía no han visto donde está el grueso de los competidores. Por lo tanto, no aprovechan bien el segmento. Las carreras de calle son un fenómeno creciente más allá de las competencias de sus dirigentes. Esto crece porque crece. Creo que podrían aprovechar, con detalles muy pequeños,  este boom por correr mucho más y mejor los dirigentes y empresarios”, afirmó.

En ese sentido, la pregunta por los apoyos o la inversión estatal para fomentar estas prácticas es inevitable.  “En la periferia de la ciudad se podrían hacer pistas de atletismo como las viejas pistas de tierra. El estado nacional, provincial y municipal tienen muchos predios sobre los que puede hacer pistas donde la gente podría entrenarse. Yo creo que falta ingenio que es lo más lamentable. Hay una falta de aprovechamiento de los recursos”, esgrimió.

Otros de los aspectos insoslayables es el de la aptitud física para desarrollar cualquier tipo de actividad deportiva. En ese marco, Kapellu expresó: “Tenemos que llegar a la conciencia del que practica deportes para que previamente al inicio de la actividad deportiva se haga estudios médicos que le indiquen que está en condiciones de correr”.

Asimismo, el maratonista resalta los beneficios que la práctica de este deporte tiene en la salud de la gente. “El deporte es mucho más que un instrumento para recrearse, que ya es bastante. Es la forma de preparar al cuerpo para episodios de salud. Yo tengo una historia prolífica en ese sentido. Mi objetivo es llegar a los 102 año corriendo”, indicó.

Finalmente, cierra con una anécdota que, atravesada por el marketing, deja enseñanzas sobre un estilo de vida saludable. Es que, según cuenta, en la maratón de Rotterdam, en el año 2001, conoció a un hindú de 96 años que corría 3 maratones de 42 kilómetros al año. Es más, el longevo corredor fue el inspirador del famoso slogan “nada es imposible” que la marca Adidas popularizó en sus comerciales.

“La última carrera de este hindú la corrió a los 102 años. Por eso quiero llegar a esa edad corriendo. Cuidándome por supuesto”, concluye Kapellu, padrino de los 21 kilómetros de Rafaela y fundador e ideólogo de los 42 de Rosario, entre otros pergaminos.

Noticias relacionadas