Crisis laboral Sanatorio Gomara: piden intervención del municipio y Provincia

|| Locales
Compartir

La Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Rosario (Atsa Rosario) iniciará acciones legales para que se paguen sueldos atrasados en efectores de Villa Gobernador Gálvez y Rosario. El nosocomio hace más de  20 días que  se quedó sin las guardias, no funcionan los servicios médicos y no tiene pacientes.

El último viernes se llevó a cabo una audiencia en el Ministerio de Trabajo provincial en virtud del conflicto que arrastra el Complejo Comunitario Ingeniero Enrique Gomara de Villa Gobernador Gálvez (VGG), más conocido como el Sanatorio Gomara. Participaron representantes legales de la administración del  nosocomio y dirigentes gremiales de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Rosario y el Sur provincial (Atsa Rosario). "Se acordó un cuarto intermedio hasta el martes próximo para que Gomara presente una salida a la situación", dijo Marcelo Liparelli, secretario adjunto del gremio.

Cabe recordar que el nosocomio hace más de  20 días que  se quedó sin las guardias, no funcionan los servicios médicos y no tiene pacientes. Por lo pronto, el gerenciamiento del sanatorio lo administra una empresa privada, Medicina Ambulatoria Sociedad Anónima (Masa).

Por lo pronto a los trabajadores se les deben sueldos atrasados, un bono de 2500 pesos y otro de 2 mil más aguinaldos y otras liquidaciones, aseguraron desde Atsa Rosario. "Desde Gomara nos dicen que no tiene fondo para afrontar la situación después de la quita de cápitas del PAMI, la situación es muy difícil", planteó Liparelli e hizo un llamado al Municipio de Villa Gobernador Gálvez y al estado provincial "para que se ocupen del tema, el efector es único en el municipio de VGG ya que no hay una clínica privada de estas características”. Y agregó: “También pedimos que Gomara encuentre pronto una respuesta".

Cabe indicar que, la gerenciadora (Masa) posee cuatro efectores en Rosario y la región. La clínica de Urquiza al 1700; la explotación del Policlínico Gomara de Villa Gobernador Gálvez, el Instituto Médico Regional de San Lorenzo y una clínica en Capitán Bermúdez. Los dos primeros son "los de mayor conflictividad", estando en riesgo laboral unos 150 trabajadores. "Ambos efectores están sin actividad alguna porque no solo no se ha pagado a personal no médico sino también no se pagó a los médicos", precisó el dirigente gremial de Atsa Rosario.

"Queremos sí o sí encontrar una solución, que aparezca algún oferente y sino seguir con las acciones legales que ya fueron planteadas, como es en el caso de VGG de reclamar  la solidaridad legal hacía los trabajadores y que se hagan cargo de los salarios adeudados y en la calle Urquiza también hacer cargo a los dueños del edificio, o sea iniciar las acciones judiciales que correspondan más allá de que aparezca algún oferente que quiera hacerse cargo en los efectores", disparó Liparelli.

Noticias relacionadas