Créditos hipotecarios: bien recibidos pero poco aplicables hasta el momento

|| Locales
Compartir

La nueva línea de préstamos para acceder a una vivienda fue muy bien recibida por el sector inmobiliario. El único problema es que “no está favoreciendo el marco económico” y muchas personas no quieren arriesgar y endeudarse a futuro con cuotas que varían según el régimen inflacionario. Pese a este panorama, muchos rosarinos ya averiguaron.

El Gobierno de Mauricio Macri lanzó una nueva línea de créditos hipotecarios que están destinados a las personas que quieran comprar su vivienda. Si bien la medida fue muy bien recibida por el sector inmobiliarios, lo preocupante en este caso es que al ser de tasa variable, y por el momento no tener una estabilidad en la economía argentina, creen que será de “poca aplicación”. Pese a esto, desde entidades bancarias aseguraron que desde el anuncio hay aproximadamente 60 consultas por día.

El plan Pro.Cre.Ar fue una línea de crédito con tasas bajas y con mucha ayuda del Estado que apuntaba más a los jóvenes que buscaban poder construir su primera vivienda. El del gobierno de Macri creen que es más para “un sector de clase media” ya que los ingresos que debe justificar el grupo familiar “tiene que estar arriba de los 20 mil pesos para que te califiquen”, explicó a RosarioNoticias.info José Ellena, presidente de la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros).

“Desde el mercado inmobiliario se lo recibió con muy buena predisposición y recepción. Pero lamentablemente no vemos con muy buenos ojos su aplicación”, se lamentó Ellena quien manifestó que el punto en contra en esta iniciativa es que “como va ajustado por los índices de actualización, hoy son números bastante difíciles de pagar”. Al tener una inflación muy variable y alta, eso hace que al receptor del crédito le genere temor endeudarse a futuro.

“En el Pro.Cre.Ar eran tasas muy bajas y ayudadas por el Estado, pero era con un fin determinado. Era para la compra del terreno y para la construcción de la primera vivienda y en mucho menor medida para la adquisición. Éste es un poco  más amplio y apunta a un segmento de la sociedad de clase media, el otro estaba apuntado a recién casados o a la primera vivienda de jóvenes”, marcó la diferencia entre el plan de Cristina Kirchner y el de Mauricio Macri. Además destacó que para poder calificar a la hora de acceder a un crédito, “el ingreso del grupo familiar tiene que estar arriba de los 20 mil pesos”.

Pese a la buena iniciativa del Estado, Ellena cree que “va a ser de poca aplicación”. “La tasa efectiva está entre un cinco y un seis por ciento, depende del banco. Pero como eso se va a ajustar por el coeficiente de inflación, hoy estamos hablando de una tasa que estará arriba de un 35 por ciento”, sostuvo el titular de Cadeiros a modo de graficar lo dificultoso que sería para una persona adquirir y hacerle frente a la cuota del crédito.

RosarioNoticias.info también consultó al Presidente de Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario (Cocir), Julio Farah, quien coincidió con Ellena, que si bien “es una medida positiva”, el problema es que “lo que no está favoreciendo es el marco y la incertidumbre en materia económica” que se da en la actualidad.

“Tomado aisladamente es un hecho altamente positivo. Lo que no está favoreciendo es el marco y la incertidumbre en materia económica. Estamos en una economía que tiene una inflación superior a la normal, y en este marco una tasa variable implica un alto grado de riesgo”, expresó Farah. El titular de Cocir sostuvo que como Argentina “no tiene moneda cierta, también el crédito se hace incierto para el trabajador”. “Es una medida positiva en un marco de una alta incertidumbre en un país con inflación y sin moneda”, manifestó. Pero Farah tiene una mirada esperanzadora a futuro si “la resultante de otras medidas económicas concomitantes” mejoran llegará a que la propuesta “rinda sus frutos”.

“Es el marco económico el que no ayuda a los créditos pero la propuesta en sí misma es positiva. Cuando las demás medidas empiecen a dar resultados, tengamos la esperanza de que el crédito también va a empezar a dar resultados”, concluyó.

A pesar de los riesgos que implica en la actualidad adquirir un crédito así, muchos son los que ya se acercaron a los bancos para conocer un poco más al respecto. Desde entidades bancarias, confirmaron a RosarioNoticias.info que desde que salió la nueva línea de créditos han “tenido por día más de 60 consultas”. Por el momento no se concretaron ninguna de ellas pero la genta ya está “analizando la manera de acceder a este tipo de préstamos”. “Esto en un país donde no tenés inflación, estaría bárbaro, sería brillante”, expresaron.

Con este tipo de créditos si una persona quiere comprarse una casa “el banco le va a financiar hasta el 75 por ciento el valor de la propiedad”. La diferencia que hay con otros préstamos hipotecarios es que da “la posibilidad que con ingresos más bajos se pueda acceder a un monto importante”. Por ejemplo, un préstamo de un millón de pesos, ajustable a 15 años de plazo, justificando 26 mil pesos de ingresos, una persona ya puede acceder y pagaría una cuota de $7900. Pero el gran escollo es que, “por la variabilidad que tiene este crédito el día de mañana si hay inflación puede afectar a la cuota”.

Noticias relacionadas