Crédito internacional, la salida para purificar líquidos cloacales

|| Locales
Compartir

El ex intendente Héctor Cavallero pidió que la Provincia tome deuda para la construcción de dos plantas de tratamientos. Ambas ya están proyectadas por Assa, pero los elevados costos impiden su construcción. Destacan la capacidad del Paraná para autodepurarse.

La instalación de una planta de tratamientos cloacales se torna tan necesaria como costosa. Cuando comenzó a construirse el sistema cloacal en Rosario y zona a fines del IXX no existía en el mundo el concepto de tratamiento de líquidos. Los tiempos, los paradigmas y las necesidades cambiaron y devolver el agua al río absolutamente libre de todo elemento contaminante es una idea que empieza a tomar fuerza. A tal punto que ya existe un anteproyecto donde se contempla la construcción de dos plantas, pero como siempre pasa en la Argentina la mayor dificultad para hacerlas realidad pasa por lo económico.

Uno de los que viene insistiendo con la construcción de estas plantas purificadoras es el ex intendente y actual diputado Héctor Cavallero. Para el Tigre es vital dejar de seguir volcando los efluentes cloacales al río Paraná sin ningún tipo de tratamiento. Consciente de que se trata de una obra muy costosa pidió aprovechar la apertura hacia los mercados internacionales para financiarlas.

“Ya que el socialismo apoyó el pago a los Buitres y se van a endeudar que lo hagan para financiar esta obra que es de vital importancia. No es posible que sigamos tirando la río los efluentes cloacales sin ningún tipo de tratamiento contaminado nuestra aguas”, manifestó en diálogo con RosarioNoticias.info.

El gerente de Relaciones Institucionales de Assa, Guillermo Lanfranco coincidió con Cavallero en la necesidad de salir a buscar plata fresca a los organismos internacionales de créditos porque para la empresa “es imposible” costear semejante obra. “Indudablemente ese el camino, la provincia no lo puede hacer por sí sola.

El anteproyecto

Lanfranco explicó que la empresa hace ya bastante tiempo que elaboró un anteproyecto para la construcción de dos plantas purificadoras de efluentes cloacales. Incluso están ya elegidos los terrenos donde se levantarían. El que corresponde a la zona sur está ubicado en Alvear y el del norte en Fray Luis Beltrán.

“La toma de los efluentes está calculada que se hará en cercanías de avenida Francia y el río. De ahí dos colectores transportarán los líquidos hacia las plantas purificadores que estarán ubicadas en los extremos sur y norte del Gran Rosario respectivamente”, detalló el funcionario ante RosarioNoticias.info.

Las ventajas de un río caudaloso

Si bien es cierto que lo ideal sería poder contar cuanto antes con estas dos plantas purificadoras de efluentes cloacales, el caudaloso río Paraná garantiza la calidad del agua que consumen los santafesinos.  En ese sentido otra cosa para destacar es el hecho de que todos los volcamientos cloacales se hacen por debajo de la toma agua de la planta purificadora que la empresa Assa posee en el barrio de Arroyito.

“El río Paraná posee una capacidad de autodepuración muy alta.  Tiene un promedio de 14 mil metros cúbico por segundo, nosotros estamos devolviendo al río 4 metros cúbicos por segundo. Y lo importante es que todos estos volcamiento se hacen por debajo de la planta potabilizadora, de esta manera se asegura la calidad del agua para el consumo humano”, destacó Lanfranco.

El gerente de RR II de Assa aseguró además que a la altura de Villa Gobernador Gálvez ya no quedan vestigios de contaminación. “Esto es una muestra del poder de autodepuración que tiene el Paraná, no obstante sería muy saludable poder devolverle el agua al rio incluso mucho más limpia de lo que nos da. Para eso son necesarias las plantas purificadoras, ojalá se puedan construir lo antes posible”.

 

Noticias relacionadas