Condenaron a Patti y a otros 3 represores

|| Locales
Compartir

Así lo dispuso el Tribunal Oral federal N° 2 de Rosario. La pena alcanza a Guerrieri, Muñoz y Spataro. Otros seis imputados fueron absueltos.

El subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, Ramón Verón, destacó la sentencia del Tribunal Oral Federal N° 2 de Rosario que condenó a Patti, Guerrieri, Spataro y Muñoz a la pena de prisión perpetua, en el marco de la causa Cambiaso – Pereyra Rossi.

La resolución que se dio a conocer este miércoles condenó a los imputados del juicio de lesa humanidad denominado “Cambiaso – Pereyra Rossi”, iniciado el 17 de junio de 2015. En el marco de esta causa se juzgaron los delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidios que tuvieron como víctimas a Osvaldo Agustín Cambiaso y Eduardo Daniel Pereyra Rossi, secuestrados, sometidos a cautiverio y torturas, y posteriormente asesinados.

“En Santa Fe seguimos adelante con las políticas de memoria, verdad y justicia, continuamos con los procesos judiciales a los responsables de delitos de lesa humanidad. Más allá de las sentencias, es preciso tener una mirada amplia y compleja de lo que cada uno de los juicios significa, sentar a los responsables del terrorismo de Estado en el banquillo de los acusados es un hecho histórico en todo el país”, resaltó Verón, quien estuvo acompañando a los familiares de las víctimas junto a la secretaria de Derechos Humanos de Santa Fe, Mary Daldosso.

En ese sentido, el funcionario provincial detalló: “Vemos con enorme satisfacción que importantes causas por delitos cometidos durante el terrorismo de Estado avancen, lleguen a juicio y reciban condena. Este resultado es la construcción colectiva de muchas personas que hicieron su aporte a lo largo de estos años”.

En su resolución final, el tribunal decidió condenar a prisión perpetua a cuatro de los imputados: el oficial principal de la Policía Bonaerense, Luis Abelardo Patti; el cabo de la Policía Bonaerense, Juan Amadeo Spataro; el jefe del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, Pascual Oscar Guerrieri; y el teniente coronel y 2º jefe del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, Luis Américo Muñoz.

En tanto, dispuso absolver a los otros seis, el expresidente de facto, Reynaldo Benito Bignone; el coronel de Artillería como jefe de Departamento III de Operaciones del Comando del II Cuerpo del Ejército de Rosario, Rodolfo Jorge Rodríguez; y a los personales civiles de inteligencia (PCI) del destacamento de Inteligencia 121 de Rosario: Carlos Antonio Sfulcini, Walter Salvador Pagano, Juan Andrés Cabrera y Ariel Antonio López.

El tribunal estuvo integrado por los jueces Beatriz Barabani, Omar Di Geronimo y Jorge Venegas Echague. Como fiscales, actuaron Federico Reynales Solari y Adolfo Villate.

Las querellas constituidas en el juicio fueron de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, representada por Santiago Bereciartua; la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, representada por Eliana Masegosa; y Gladys y Ethel Cambiaso (hermanas de la víctima) representadas por Nadia Schujman.

Por último, cabe resaltar que con este caso ya son diecisiete las sentencias por delitos de lesa humanidad dictadas en la provincia.

CAUSAS EN SANTA FE

La reapertura de las causas por delitos de lesa humanidad, tras la declaración de nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final en el año 2003, marcó un momento decisivo para el mejoramiento de la calidad institucional y un paso fundamental en la búsqueda de verdad y justicia.

En Santa Fe se pusieron en marcha causas emblemáticas y el gobierno provincial implementó una serie de políticas públicas destinadas a acompañar a la justicia y tributar a este proceso de memoria, verdad y justicia, entre ellas: el Programa de Protección y acompañamiento de testigos y querellantes; el Área de investigación, apoyatura y seguimiento de las causas judiciales, y la creación de un Registro de expresos políticos.

En la provincia, los juicios por delitos de lesa humanidad comenzaron en 2009 y continúan desarrollándose. Los procesos implican la actuación de testigos, querellantes y abogados patrocinantes, actores fundamentales que han bregado sin descanso por esta oportunidad histórica.

Noticias relacionadas