China pone fin a la histórica política del hijo único

|| Mundo
Compartir

La medida adoptada por el plenario anual del Partido Comunista puso a fin a 35 años de la controvertida política. De ahora en más las parejas podrán tener dos hijos. Buscan reactivar la economía y combatir el envejecimiento de la población.

Fin de una era. El partido Comunista Chino, en el marco anual de un plenario, dio por terminada la histórica política del hijo único en el gigante asiático. El plan, el primero bajo el mandato del presidente Xi Jinping, procura evitar el descenso en las tasas de crecimiento que analistas chinos asocian a la llegada de un país a niveles "medios" de ingreso per cápita.

La nueva política demográfica y el Plan quedaron listos para ser ratificados, como se descarta, en la reunión plenaria de la Asamblea Nacional Popular (Legislativo) de marzo de 2016. La reforma supone un paso más en la relajación de las estrictas políticas demográficas chinas, informaron las agencias de noticias Xinhua, EFE y DPA.

Ya a fines de 2013 Beijing había adoptado una flexibilización de la política de control de la natalidad, pero hasta ahora sólo se había aplicado en algunas provincias. Esa medida establecía que las parejas en las que uno de los progenitores era hijo único podían tener dos descendientes.

La política del hijo único se puso en marcha en 1979 para reducir los problemas de superpoblación del gigante asiático y según los expertos sirvió para evitar que la población actual del país, de 1.300 millones de habitantes, superara los 1.700 millones.

Fue por esa razón que el Gobierno chino siempre defendió la restricción, aunque también admitía que se aproximaba el momento de ponerle fin.

Entre los efectos secundarios más perjudiciales de la política del hijo único, destaca el rápido envejecimiento de su población que provocó que su pirámide demográfica sea similar a la de los países más desarrollados, con una estructura económica que todavía no se les puede parangonar.

Según los datos demográficos que maneja la Academia de Ciencias Sociales de China, cada mujer tiene en el país menos de 1,6 hijos, cuando hace falta una cuota de 2,1 para una estabilidad de la población. (Rosarionoticias.info/Télam)

Noticias relacionadas