Central tuvo problemas para mantener la victoria y terminó en empate

|| Deportes
Compartir

Con un tanto de Washington Camacho para el canalla y de Víctor López para los bahienses, el equipo del Chacho Coudet terminó 1 a 1 y con sólo un punto en su haber. Ahora la cabeza ya está puesta de lleno en la Copa Argentina.

Fue un empate simple empate el de Rosario Central con Olimpo. El local no pudo sostener la victoria y se lo terminaron empatando en uno. Era un conjunto amuleto y no funcionó tal como se lo esperaba Eduardo Coudet.

Central arrancó con toda la virulencia posible ante un Olimpo previsible, que llegó a ver cómo se paraba su rival y entonces apostar a la contra. Así, cedió terreno y pelota pero el canalla no lo aprovechó. Mostró intensidad el equipo del Chacho, pero los intentos por lubricar el juego asociado se diluían en los últimos metros de la cancha, donde Bordagaray y Herrra perdían peso específico.

Las tareas de Rivas y Ojeda resultaron interesantes pero no alcanzaban para armar una fuerza colectiva que lograra el desnivel auriazul.

En un partido que fue perdiendo ritmo y atractivo, el canalla tuvo una bien clara a los 32', cuando tras recuperar una pelota en el medio, el pase llegó hasta Camacho por izquierda, vino el centro y Herrera la empalmó muy cerca del palo de Champagne.

Cuando todo parecía condenado al cero, el canalla generó una jugada que en su primera parte terminó con un bombazo de Jonás Aguirre en el palo e instantes después, Camacho recogió una pelota perdida y sacó un zurdazo cruzado que superó la estirada de Champagne para el 1 a 0 parcial.

Porque lentamente pero sin pausa, el canalla fue cediendo terreno y posesión y le dio ánimo a un Olimpo que vio el filón que le ofrecía el equipo del Chacho. Y a los 13' el que tuvo un acierto fue el Ruso Rodríguez -se mostró inseguro en muchas salidas- al manotear por sobre el travesaño un cabezazo de Villanueva.

Tanto se envalentonó el bahiense que a los 15', el exNewell's Víctor López consiguió su primer gol con la camiseta aurinegra al conectar un córner muy bien ejecutado al área chica por Jacobo Mansilla, le ganó a dos marcadores canallas y marcó el empate parcial.

El partido ganó en emotividad porque Central respondió a los 17' con un remate de Camacho que Champagne mandó al córner.

A los 29', Burgos sorprendió entrando por el segundo palo y no la empalmó bien, desperdicaindo una buena chance. No mostraba mucho más Central que a esa altura mostraba síntomas de cansancio y no conseguía elaborar jugadas de peligro como para desequilibrar.

Y así se bajó el telón. Fue un empate sin pena ni gloria. Si bien la cabeza está puesta en la semifinal de Copa Argentina, no parece aceptable sacar la mente del torneo local. (RosarioNoticias.info/La Capital)

Noticias relacionadas