Central  le arruinó la fiesta a River y se lo empató sobre el final

|| Deportes
Compartir

Los millonarios ganaban 3 a 1 ante un Central que parecía que esa no era su noche. Pero cuando la suerte te acompaña no hay quien pueda con eso. Hubo un corte de luz, de esos que están acostumbrados los rosarinos, y allí se prendió la lamparita a los de Coudet que terminaron 3 a 3.

Rosario Central y River empataron 3-3 en Arroyito en lo que fue un show de goles por la cuarta fecha del torneo de Primera División. Larrondo en dos ocasiones y Germán Herrera marcaron los goles del local. Lucas Alario, Rodrigo Mora y el mismo mendocino en contra, convirtieron para los de Gallardo. El Canalla llegó a los 10 puntos y comparte la punta con el conjunto de San Lorenzo.

Hubo algunos errores defensivos del goleador de los auriazules, Marcelo Larrondo, que se quedó parado cuando le cabeceó en sus narices Lucas Alario para la apertura del marcador a los cinco minutos de haber iniciado el cotejo y después se anotó con un tanto en contra de su propia valla. No era su noche y Central no se estaba encontrando con la cuota de suerte que lo venía acompañando.

Javier Pinola propició el segundo tanto de los riverplatenses cuando promediando el primer tiempo lograron ponerse por segunda vez en la noche en ventaja a través de Rodrigo Mora luego de que Germán Herrera, reemplazante del capitán Marco Ruben, consiguiera la transitoria paridad en un gol.

Esta paradoja a la que contribuyó el mendocino con el descuento para el 2-3 que registró también por vía aérea fue un ejemplo de lo sucedido en el colmado Gigante de Arroyito, donde el propio Larrondo fue con otro cabezazo el que enmendó los fallos anteriores y logró la paridad definitiva en el quinto minuto del tiempo agregado. Ç

Larrondo metió la pata, pero pronto le dio la alegría y tranquilidad que los hinchas de Central necesitaban para al menos quedarse con un punto. Lo ganaba River 3 a 1 por Larrondo y lo empató 3 a 3 Rosario Central por el mismo jugador, como para ratificar que los "canallas" están iluminados y no quieren perder pisada en el torneo.

Como es habitual en Rosario, no podía faltar el corte de luz en el Estadio. El partido estuvo parado seis minutos sobre los 35 del segundo tiempo por un desperfecto lumínico y esto alargó el suspenso de la definición por el prolongado descuento que otorgó el árbitro Mauro Vigliano, que fueron nueve minutos.

El final fue altamente emotivo porque Central quería el empate y River buscaba en la contra concretar la victoria, objetivos dispares de los que ambos estuvieron muy cerca pero que terminó concretando el local dejando el encuentro 3 a 3.

Noticias relacionadas