Caso López: citaron a declarar a una de las monjas del convento

|| País
Compartir

Se trata de la hermana Inés, quien quedó comprometida tras la declaración de los policías. El juez Rafecas convocó además a la esposa del ex secretario y a dos hombres sospechados de ser sus testaferros.

El juez federal Daniel Rafecas llamó a indagatoria a una monja, a dos empresarios y a la ex mujer del ex secretario de Obras Públicas, José López, en el marco de la causa en la que el ex funcionario es investigado por presunto enriquecimiento ilícito durante su paso por la función pública.

El magistrado dispuso que sean indagados la monja Celia Inés Aparicio, quien ayudó a López a entrar los bolsos al convento; y a los empresarios Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez, presuntos testaferros del ex funcionario.

También deberán presentarse en el juzgado la esposa del ex secretario de Obras Públicas, María Amalia Díaz, y el propio López, que se encuentra detenido en el penal de Ezeiza y tendrá la oportunidad de ampliar su indagatoria.

La monja Aparicio será indagada por el presunto delito de encubrimiento, decisión que tomó Rafecas luego de escuchar el relato de los policías que participaron de la detención de López.

Los miembros de la Policía Bonaerense sostuvieron que debieron esperar entre 30 y 40 minutos para ingresar al convento durante la madrugada de la detención y que desde el interior del mismo alguien les dijo que no había ingresado nadie.

Fuentes judiciales informaron que en el caso de la otra monja que vive en el convento, Alba Martínez Fernandez, el magistrado ordenó que el Cuerpo Médico Forense la examinen y determinen si la nombrada puede enfrentar un proceso penal.

Por otra parte, Rafecas dispuso que María Amalia Díaz, Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez deberán ser indagados como participes necesario en el delito de enriquecimiento ilícito.

Galera le vendió en 2010 a Gutiérrez el terreno en el Dique Luján donde está emplazada la lujosa casa que el empresario de la construcción le alquiló luego a López, hasta la actualidad, según los distintos contratos adjuntados al expediente.

La justicia sospecha que el verdadero dueño del terreno y de la propiedad era López, y que los dos empresarios oficiaron como testaferros para que pudiera ocultar su patrimonio no declarado.

Para reconstruir el vínculo entre los empresarios y López, hoy el juez y el fiscal Federico Delgado escucharon la ampliación del testimonio del arquitecto Federico Curcio, quien intervino en el diseño de la vivienda.

La monja Aparicio fue citada a declarar el lunes 1 de agosto; Díaz el martes 2; Galera el miércoles 3; Gutiérrez el jueves 4 y López el viernes 5.

Rafecas dispuso además fecha habilitar las dos semanas de la feria judicial de invierno para continuar tramitando la causa, y adelantar la producción de diversas medidas de prueba. (Télam)

Noticias relacionadas