Califican de “anómala” e “inexplicable” la situación que vive Hebe de Bonafini

|| País
Compartir

Así lo manifestó el propio abogado de Madres de Plaza de Mayo. Solicitó al juez que evalúe llamar a la titular de la organización después de completar las indagatorias. "Las Madres fueron las que impulsaron la causa, se presentaron como querellantes", recordó Eduardo Barcesat.

El abogado de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Eduardo Barcesat, afirmó que la situación en la que se encuentra la Presidenta de la organización es "anómala" e "inexplicable a los ojos de todo el mundo". Además consideró "prudente" que el juez Marcelo Martínez de Giorgi termine con "todas las indagatorias y después decidir si es necesario que declare" en la causa Sueños Compartidos, dado que "las Madres fueron las que impulsaron la causa".

"Si el juez quisiera empezar a enderezar este entuerto tendría que terminar las indagatorias y recién después decidir si hay algo por lo cual tenga que llamarla, y si lo hace, que lo haga como testigo y no como imputada", evaluó Barcesat en declaraciones a radio Splendid.

Si bien el representante legal admitió que Martínez de Giorgi "tiene la potestad de hacerla detener" por no haberse presentado a declarar el jueves en los tribunales de Comodoro Py, hay que tener en cuenta que frente a esa medida "hay un pueblo movilizado en defensa de un símbolo de la lucha contra la dictadura de quien no se conoce ninguna causa de corrupción en la que esté involucrada".

"Las Madres fueron las que impulsaron la causa, se presentaron como querellantes", recordó Barcesat al poner en duda si De Giorgi "es presionable o timorato, porque parece que quería decir: 'cito de los dos lados, así parece que soy un juez equilibrado'". La causa judicial por el supuesto desvío de fondos públicos para la construcción de viviendas dentro del programa Sueños Compartidos fue iniciada en 2010 en el juzgado de Norberto Oyarbide, quien dictó el procesamiento de los entonces apoderados la organización, los hermanos Sergio y Pablo Shocklender, y otros imputados.

En marzo de 2013, decretaron la nulidad de los llamados a indagatoria de todos los imputados y  Oyarbide fue apartado de la causa, quedando en manos de Martínez de Giorgi. El 15 de junio de 2016 el magistrado citó a indagatoria a Bonafini para el 7 de julio, pero no se presentó a declarar, y ante la segunda negativa a presentarse este jueves, el magistrado ordenó su detención, que no pudo concretarse por la inmediata reacción de miles de personas. (RosarioNoticias.info/Télam)

Noticias relacionadas