Boasso hizo su descargo tras aprobarse el Presupuesto 2016 en el Concejo

|| Locales
Compartir

Bajo el título “Lo que no nos dejaron decir”, el edil explicó cuáles eran las causas por las cuales se oponía a darle curso al “revalúo y a los aumentos de tasas sin debate”.

El Concejal Jorge Boasso explicó por qué voto de forma negativa que el Presupuesto y los aumentos de la Tasa General de Inmuebles (TGI) sean aprobados a libro cerrado. Envió un comunicado en donde detalla las causas de su postura bajo el título: “Lo que no nos dejaron decir”.

“En el marco de un verdadero escándalo y ante el atropello de 13 concejales, que antes de las 00 hs del jueves, impusieron la moción de orden para votar sin debates, el Concejo Municipal aprobó el Presupuesto Municipal  2016 con aumentos por tres años de la Tasa General de Inmuebles (TGI), más revalúo y “Superpoderes” a Mónica Fein”, comienza el texto.

“No nos dejaron decir que todavía con un presupuesto nacional a reformularse, un presupuesto provincial sin aprobarse, acá en Rosario apuraron la votación con la antigua composición política del Concejo. Tampoco preguntar por qué la propuesta oficialista contempla subas promedio del 37% en 2016, 28,5% en 2017 y 20% en 2018”, continúa el comunicado del edil.

“No permitieron el debate sobre Revalúo. La propuesta de Fein  implica la revaluación de los inmuebles para recaudar mayor dinero y poder alcanzar al menos a cubrir los servicios de alumbrado, barrido y limpieza, que son los elementos principales de la TGI. Este revalúo va a generar para los años 2016 y 2017 aumentos del 37% y 28,5% en promedio respectivamente, con mínimos de 28% y máximos de 44% para el ejercicio 2016, según el radio”, explicó el edil.

“La administración socialista de Rosario siempre recauda más en cada año, pero siempre gasta más de lo que le ingresa. Nunca les alcanza y recurren al bolsillo de la gente para pagar sus propias ineficiencias e inoperancias”, reclamó y cuestionó el concejal radical.

Respecto al gasto en inversión, Boasso detalló que del presupuesto total, “el 79% de las erogaciones corresponde a gastos corrientes y el 14% se destina a inversiones en la ciudad”. Y continuó: “Sin embargo, estos números no son lo que luego ejecutan, ya que si analizamos los ejercicios anteriores, observamos que sólo invierten en obras el 6% como máximo de todo el presupuesto. Es decir subejecutan partidas de asignaciones específicas y destinan ese dinero a gastos corrientes. Esta es la causa de que Rosario tenga serios problemas de infraestructura y falta de obras públicas”.

Para finalizar Boasso argumentó su posición contraria a los artículos que se encuentran establecidos en el presupuesto municipal  y que “otorga superpoderes a la Intendenta, permitiéndole utilizar remanentes de fondos específicos para erogaciones de otro carácter económico”.

Noticias relacionadas