Bernardi intentó intimidar a Central poniéndolo como “el candidato” a ganar el clásico

|| Deportes
Compartir

El DT de Newell's dijo que el equipo "está bien", no confirmó a los once para el clásico y le dejó una puerta abierta a Lucas Boyé. "El domingo después del partido me veo feliz en mi casa con mi familia", señaló.

El entrenador de Newell's, Lucas Bernardi, aseguró hoy que por cómo viene posicionado en la tabla "para el afuera el favorito hoy es el rival", al tiempo que no confirmó el equipo y dijo que no habrá modificaciones respecto al sistema táctico. Bernardi desplegó su verborragia para referirse a la previa del partido más importante de la ciudad y a los hechos de violencia registrados y sobre el particular señal: “Parece que estamos siempre sin hacer nada y ese es un punto en el cual, no sólo futbolísticamente sino además socialmente no estamos para nada a la altura de eso. Me parece que cotidianamente hay una falta de respeto total, y hay desacreditación de un montón de situaciones de parte de gente ligada o vinculada al fútbol que hace que esto esté empeore cada día".

"Obviamente -amplió el DT leproso- que en esto estamos nosotros, ustedes, los hinchas, los dirigentes de ambos clubes, los dirigentes de la AFA y esto se pone cada vez más tenso. Es una pena. En esta oportunidad se repite porque la otra vez tuve que decir lo mismo y evidentemente no hemos mejorado, en todo caso empeoramos. Creo que debemos pasar mensajes claros y no con dobles intenciones y debemos estar verdaderamente juntos, más que nada. Es un punto en el cual no lo estamos. Todos los que están vinculados directamente al fútbol para bien no lo están. Los que están vinculados para el mal, lo están, desde cualquier lugar, tanto desde el campo de juego, los medios de prensa, la policía hasta como cada uno de los que participa de este evento".

Cuando se le preguntó por la formación de Newell's dijo que "al equipo lo vamos a confirmar mañana a la mañana pero no creo que vayan a haber muchas modificaciones".

Sobre si las lesiones de Nacho Scocco y Víctor Figueroa le habían complicado en demasía el panorama para armar el equipo indicó: "Cuesta más armarlo porque hubo dos modificaciones que no esperábamos. Son otras cosas negativas para el inicio de la semana, jugadores importantes para el equipo, que obviamente modifican el armado en cuanto a los nombres pero no lo hacen en lo estrictamente el armado del equipo. Pero había que esperar, había que ir día a día por eso es muy difícil y apresurado dar algo hoy".

Ya sobre el final de la rueda de prensa se planteó la pregunta de qué equipo era el favorito: "Por como viene en la tabla, para el afuera el candidato es el rival". No obstante, el entrenador sentenció que "el domingo después del partido me veo feliz con mi familia en mi casa".

Cuando se le preguntó cuán definitorio podría ser el resultado pospartido para su gestión fue contundente: "No lo sé. También puede ser definitoria una victoria. Desde ese lugar estamos cincuenta y cincuenta". (La Capital)

Noticias relacionadas