Balotaje, ¿fue magia o cambio?

|| Opinión
Compartir

El 22 de noviembre se podrá dilucidar cuál de las dos posturas hicieron que por primera vez en la historia los argentinos tengamos que volver a las urnas para definir qué futuro queremos para nuestro país. En una vereda está Daniel Scioli, quien asegura que continuará con el proyecto de Cristina Fernández que no fue magia, tal como lo definen. Y en frente, está Mauricio Macri con diferentes ideas pero apostando por un cambio que haga crecer a la Nación.

Por Melina Santi

A partir de este lunes los candidatos comenzaron a marcar la cancha y ambos convocaron a las fuerzas políticas que quedaron fuera de la puja presidencial. Serán tiempos de demostrar a sus ex competidores que los logros del kirchenerismo no fueron magia y que el cambio que propone Macri se puede hacer efectivo. Los mayores protagonistas de este duelo no son ni el candidato del PRO, ni el del Frente Para la Victoria (FPV). Hoy, los principales actores serán los electores que apoyaron el 25 de octubre a Sergio Massa, Margarita Stolbizer, Nicolás Del Caño y Adolfo Rodríguez Saa.

Ahora bien, el escenario de un balotaje no estaba dentro de las opciones de Scioli quien se mostró muy seguro que iba a ganar en primera vuelta. Mientras que Macri, con sus ideas de cambio logró lo que para muchos encuestadores era imposible en materia de números.

El debate está a la vuelta de la esquina. El 15 de noviembre los dos candidatos a presidente deberán convencer al electorado que no votó por ellos, que sus ideas son las mejores para una Argentina que avanza y que mostrará un antes y un después del balotaje. Quedó claro que la postura de Scioli de no debatir fue echada por tierra. Tuvo que hacer un cambio de cabeza ya que notó la necesidad de confrontar proyectos para que realmente los ciudadanos sientan la diferencia. Y para Macri seguramente fue magia que Scioli acepte discutir posicionamientos, lo que hasta hace un par de semanas fue denostado por el ex corredor de lanchas y todo el entorno K.

Las opciones se acotaron para los ciudadanos. No hay dudas que las ideas son bastante distintas. Quienes los votaron volverán a hacerlo, pero hay una parte importante de argentinos que aún falta conquistar. Los líderes de los partidos que están fuera de la puja presidencial tendrán semanas algo movidas. Tirones de un lado u otro. ¿Apoyo, alianza, confianza? ¿Qué prevalecerá de ahora al 22 de noviembre? Los votantes que le dieron su sufragio positivo a Massa, Stolbizer, Del Caño o Rodríguez Saa ¿irán para el mismo lado que sus líderes olvidando lo que fue criticado con vehemencia hasta horas antes del comienzo de la veda electoral? Las dudas son muchas, las certezas, pocas.  Si fue o no magia, si habrá o no cambio, se define en las urnas en 28 días.

Noticias relacionadas