Aseguró su lengua por más de un millón de dólares

|| Sociedad
Compartir

Hayleigh Perks es una reconocida degustadora de chocolates y como es su herramienta de trabajo decidió ponerle un precio por si algo le llegara a ocurrir. Tiene tan educado el paladar que puede saber con sus papilas gustativas si el chocolate fue tratado en la misma mesada que una fruta, por ejemplo.

De pie en la cocina de su trabajo, prueba un trozo de chocolate y espera que comience a derretirse en su lengua. De repente, le vienen un montón de sabores. Esta pieza fue hecha en la misma cocina donde se creó una barra con sabor a frutilla, y a pesar de que este prototipo no contiene ninguna fruta, ella aún puede degustar los toques de fresa. Puede detectar la mezcla de ingredientes sin mirar la receta, es algo que aprendió a hacer como científica de chocolate.

“Cuando le digo a la gente que me pagan por comer chocolate todos los días como parte de mi trabajo, ¡a menudo no me creen!”, cuenta Hayleigh Perks, de 28 años. “Al crecer, la fábrica de Cadbury estaba casi en mi puerta, así que cuando tenía 19 años y estudiaba matemáticas en la universidad, la atracción de visitantes Cadbury World era un lugar ideal para conseguir un trabajo a tiempo parcial”.

“Me encantó estar allí, y después de un año solicité un trabajo a tiempo completo como aprendiz chocolatera, donde ayudaba con todo, desde la producción de muestras de chocolate, hasta las pruebas a la investigación de datos. De hecho, hay mucha química y matemáticas involucradas”, señaló Perks. “Me tomó cerca de dos años aprender las habilidades fundamentales para el papel, tales como el análisis de los ingredientes y el dominio de combinaciones de sabores. Cadbury incluso me envió a la universidad para avanzar en mi conocimiento de la fabricación del chocolate”, explicó.

La joven se pasó cinco años estudiando a tiempo parcial, y ahora tiene un título en Ciencias Naturales especializadas en Química. Cuando tenía 23 años, se unió al prestigioso panel de cata de la compañía, que testea todas las muestras prototipos. “Somos sólo 10 los que hacemos esta tarea, y todos tuvimos que pasar por una serie de rigurosas pruebas de sabor antes de ser aceptados, es un verdadero honor ser parte de ello”, detalló.

También significa que su paladar es crucial para el trabajo, así que Cadbury decidió asegurarlo su lengua ¡por 1.25 millones de dólares! “Soy la única en la empresa que tiene este seguro, y es una gran responsabilidad. Tengo que evitar el consumo de ciertas cosas, tales como los pimientos picantes, ya que podrían dañar mis papilas gustativas, pero puedo vivir con eso”, manifestó. (RosarioNoticias.info/Periodismo.com)

Noticias relacionadas