Aseguran que la ganadería volverá a ser negocio el año que viene

|| País
Compartir

Entre las razones por la que los productores vaticinan un muy buen 2016 para la actividad se destacan la alta demanda interna, la reapertura de las exportaciones y la caída del precio internacional de la soja. También figura el cambio de gobierno.

Entre las razones por la que los productores vaticinan un muy buen 2016 para la actividad ganadera se destacan la alta demanda interna, la reapertura de las exportaciones y la caída del precio internacional de la soja. Pero las perspectivas no se agotan ahí, para el director ejecutivo de Rosgan (el mercado que televisa las subastas en la Bolsa de Comercio de Rosario), Raúl Milano, la cuestión política no está ajena al crecimiento de las expectativas del sector.

“A partir del 10 de diciembre habrá un nuevo Gobierno y sea quién sea el que dirija los destinos del país, el productor tiene muy claro que peor de lo que se está hoy no se puede estar”, le expresó Milano a RosarioNoticias.info.

Milano explicó que hoy existe una fuerte demanda sobre terneros y terneras, sobre la invernada y por primera vez después de mucho tiempo se extendió sobre los vientres, “las vacas preñadas que en definitiva es la fábrica hacer terneros”.

“Esto se da como consecuencia de que hay una sostenida demanda en el mercado interno que no baja de los 60 kilos per cápita por año y sobre todo porque hay un mundo externo que demanda carne y del cual la Argentina casi había desaparecido.  Habitualmente se exportaba entre el 20 y el 25 por ciento de la producción hoy no supera el siete, esto indica que hay mucho por hacer”.

Milano explicó que entre 2006 y 2009 el país era el tercer exportador mundial de carne bovina con 700 mil toneladas anuales. Según explicó, tras el cierre de las exportaciones Brasil, Uruguay y Paraguay ocuparon el lugar que históricamente le perteneció a la Argentina.  

“Todas las medidas que se tomaron tuvieron como objetivo desalentar la venta al exterior y garantizar una provisión abundante en el mercado interno”, se quejó.

Si bien el director de Rosgan reconoció que la actividad ganadera se viene recuperando desde hace un tiempo sostuvo que con el cambio de gobierno aumentan las expectativas de manera considerable de cara al 2006.  Es que los productores aspiran a que se incrementen aún más las ventas al exterior, pero lo que más los entusiasma es la posibilidad de poder contar con un “dólar competitivo”.

“Hoy el dólar está subvaluado, un tipo de cambio más elevado ayudará a mejor la situación del productor que quiere volver a un sistema mixto donde puedan convivir la agricultura y la ganadería”, concluyó.

Noticias relacionadas