Aseguran que en los interurbanos el pago es con tarjeta

|| Locales
Compartir

El subsecretario de Transporte provincial salió hoy al cruce de las declaraciones hechas por el titular del gremio Aota. El sindicalista había pedido bajar el efectivo de las unidades. El funcionario desestimó la denuncia y recalcó que se cumple con la ley.

El subsecretario de Transporte provincial, Gustavo Peyrano, salió hoy al cruce de las declaraciones hechas por el titular del gremio Aota, quien había advertido sobre la peligrosidad de que las unidades del transporte de media distancia continúen manejando dinero en efectivo. El funcionario desestimo lo dicho el sindicalista y aseguró que en todas las empresas el pago es con tarjeta o cambio justo. Aunque reconoció que en algunos casos la recarga del plástico puede hacerse arriba del colectivo.

El secretario general de Aota denunció que los choferes de colectivos de líneas interurbanas “siguen cobrando boleto arriba del coche”, “lo que está absolutamente prohibido por ley”. Al tiempo que anunció una concentración en la Plaza Sarmiento para concientizar a la sociedad sobre lo que está pasando.

En diálogo con RosarioNoticias.info, Peyrano rechazó las acusaciones y realizó varias aclaraciones. “La Ley nacional exige la utilización de la tarjeta para servicios urbanos, no obstante desde la Provincia se hizo extensivo a los interurbanos. Todos los servicios metropolitanos de acá a Santa Fe tienen servicio de tarjetas, por lo tanto desconocerlo es bastante grave”.

El funcionario aclaró que “no conviven los dos sistemas, lo que puede ocurrir es que si alguien no tiene para pagar con cambio justo que el chofer le marque o le cobre la tarjeta, pero no es el procedimiento habitual”.

Si bien Peyrano reconoció que en algunos colectivos que hacen un recorrido de larga distancia se puede hacer la recarga arriba del coche y pagarle al chofer, destacó que el manejo de dinero por parte del conductor es “prácticamente nulo”. Además expresó que existe la posibilidad de pagar con cambio justo, y descartó de plano el regreso de los guardas tal como reclama Montenegro.