Archivaron una causa contra Carrió e investigan a los denunciantes

|| País
Compartir

El juez federal Daniel Rafecas desestimó las denuncias por cohecho y enriquecimiento ilícito contra la diputada nacional Elisa Carrió, advirtió que tuvieron una "base espuria y francamente escandalosa" y ordenó investigar cómo se gestaron.

El juez federal Daniel Rafecas desestimó las denuncias por cohecho y enriquecimiento ilícito contra la diputada nacional Elisa Carrió, advirtió que tuvieron una "base espuria y francamente escandalosa" y ordenó investigar cómo se gestaron.

En su resolución, el magistrado archivó dos denuncias y remarcó que el denunciante original, Saúl Enrique Paz, declaró bajo juramento de verdad que cobró 1.500 pesos por presentar la acusación, sin haberla leído y que lo hizo porque estaba desocupado, según el fallo al que accedió Télam.

Además Paz explicó que fue trasladado a Comodoro Py 2002 por un hombre al que identificó como Alán González en su automóvil, tras pasarlo a buscar por su casa en Derqui y que creyó que iba a ser testigo en un juicio laboral a cambio del dinero.

Rafecas ordenó extraer testimonios, es decir, enviar por sorteo a otro juzgado lo ocurrido para que se abra una investigación penal.

Las denuncias "no pueden ser consideradas como un instrumento legítimo pues en verdad se ha demostrado que no responden a alertar a la autoridad acerca de un hecho ilícito sino más bien a una maniobra presuntamente fraudulenta destinada a generar un estado de sospecha, en este caso respecto de una funcionaria pública", advirtió el juez.

A la primera denuncia de Paz presentada en noviembre pasado se sumó luego la de un abogado, Mariano Noel Valdez "con numerosos y extensos párrafos copiados de la denuncia anterior hecha por Paz", remarcó el juez en la resolución a la que accedió Télam.

Esta última denuncia había sido sorteada en marzo y tocó al juzgado federal 9, pero fue remitida por conexidad al de Rafecas.

El albañil Paz fue citado en dos ocasiones a ratificar la denuncia sin presentarse hasta que el jueves pasado fue trasladado por la policía desde la localidad bonaerense de Derqui hasta el tercer piso de los tribunales federales de Retiro donde bajo juramento de verdad admitió cómo y por qué presentó la denuncia contra Carrió.

En su resolución Rafecas advirtió sobre "múltiples, alarmantes y graves circunstancias de modo, tiempo y lugar y personas que a criterio del suscripto de ningún modo podrían habilitar una investigación penal".

"Nada de ético tendría si pese a todo lo que hasta aquí reseñado, así y todo un juez decide abrir una causa penal sobre esta base espuria y francamente escandalosa", concluyó. (Télam)

Noticias relacionadas