Aranguren consultará con su mujer si trae o no el dinero del exterior

|| País
Compartir

El ministro dijo que se trata de una decisión personal que tiene que hablar con su familia. Además, salió al cruce de versiones que dan cuenta de su alejamiento al sostener: “No se renuncia 10 veces”.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, descartó hoy que vaya a abandonar su cargo y aseguró sobre la marcha atrás de los incrementos que “se excedió la capacidad de la gente de poder absorber los aumentos”. También se refirió al dinero que tiene depositado en el exterior. Con su descarnado estilo, el funcionario aseguró que la decisión de repatriarlos o no es algo “personal” que hablará con su señora”

“No se renuncia 10 veces, sino una sola, y cuando considere que tenga que hacerlo lo haré”, dijo Juan José Aranguren, quien también definió como “una decisión personal” el criterio a adoptar con sus ahorros depositados en el exterior ante el próximo blanqueo de capitales.

“En todo caso la tengo que discutir con mi familia, con mi señora. Mis ahorros están declarados y he pagado impuestos todos los años”, aclaró el ministro.

"Usted se puede imaginar qué hubiera pasado con la administración anterior, de no haber pagado”, prosiguió Aranguren en diálogo con un periodista de radio FM Latina, para luego remarcar que “no es ningún tipo de delito tener una cuenta en el exterior”.

Sobre los topes en los incrementos al consumo de gas, de 400% para residenciales y 500% para comerciales, el ministro dijo que se atendió el reclamo manifestado por la población y transmitido por las provincias.

Aranguren respaldó la medida por “el impacto o la capacidad que puede tener cierta parte de la población afectada”, ya que ese alcance puede ser distinto a nivel regional o sectorial.

“Por lo tanto -abundó el funcionario- la capacidad de rectificación es algo importante en alguien que puede o quiere tener honestidad intelectual en el impacto de las medidas que toma”.

“Me hubiese gustado que esta situación no ocurriera, pero la realidad es lo que es, hay que decir la verdad y ajustar o corregir cuando se considera que la situación lo merece”, agregó Aranguren.

“Nos dimos cuenta -reconoció- de que las cosas se podían haber hecho en forma distinta, como se hizo en este caso de manera consensuada, discutida, reflexionada con los gobernadores, y esto fortalece a la democracia y la capacidad de diálogo”.(Télam)

Noticias relacionadas