Apuntan contra la UOM por despidos y suspensiones

|| Locales
Compartir

Una línea interna del gremio acusa a la cúpula sindical de no “hacer nada por los trabajadores y avalar la precarización laboral”. También criticaron a Caló porque cuando vino a Rosario se reunió con la intendenta en lugar de hacerlo con los trabajadores.

Las 360 suspensiones y los 50 despidos (contratados a los que no les renovaron el vínculo) en la empresa Gafa, son la continuidad de un amargo derrotero de cesantías  que se inició en los primeros meses de este año en el sector metalúrgico. En la fábrica Bambi fueron echados 80 trabajadores, ArZinc cerró sus puertas dejando en la calle a más de 400 personas, la lista sigue y tal vez se amplíe.

La Agrupación Metalúrgica de Base es una línea interna de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Ellos  apuntan sus dardos contra la cúpula del sindicato por entender que no hacen la fuerza necesaria para evitar la sangría de trabajadores.

“Tenemos un sindicato que no hace nada por los trabajadores. Un mes y medio atrás Electrolux (ex Gafa) decidió ofrecer retiros voluntarios y el gremio en lugar de resistir la medida le hizo el trabajo sucio a la empresa convenciendo a los trabajadores de que se acojan al mismo. Así fue como 60 compañeros quedaron en la calle”, manifestó Lucas Castillo, referente de la organización a RosarioNoticias.info.

Castillo también cuestionó el último acuerdo al que el sindicato llegó con la empresa Gafa en el que se suspende a los trabajadores que están efectivos por 30 meses percibiendo el 90 del salario. “Esto es inaudito se trata de una multinacional que en estos años incrementó sus ganancias en un 1800%”.

“Electroluz decidió suspender a 360 trabajadores, el 40% de la fábrica, pagándoles el 90% del salario, pero resulta que a los 50 contratados se les pagará cero pesos. Ellos también son trabajadores. No podemos entender por qué el gremio permite este tipo de precarización laboral”, se quejó Castillo.  

También recordó que hace dos años en Liliana llevaron adelante una ardua lucha tras la cual obtuvieron varias conquistas. “Logramos tener delegados, algo que ni la empresa ni la UOM nos permitían. Logramos que haya colectivos para los trabajadores, que haya comedor, entre otras tantas cosas. Eso nos costó que quienes iniciamos la lucha nos quedemos sin trabajo”. En ese sentido, explicó que un fallo judicial determinó que sean reincorporados algo que todavía no se concretó.

Como corolario de esto, Castillo manifestó que ellos manejan la información que “ahora  Liliana, para ahorrar dinero, pretende cerrar el comedor y dejar de trasladar a los trabajadores en colectivo”. Y un dato más: “La empresa tiene en mente más de 50 suspensiones para los próximos meses”.

Tampoco ahorró críticas para el secretario general del gremio a nivel nacional y titular de la CGT Alsina Antonio Caló.  “Vino a Rosario y el lugar de reunirse con los trabajadores de hacer asamblea, en vez de pelear para los contratados sean efectivizados, se reunión con la Intendenta preocupado por la factura de la luz de las empresas y ¿quién se preocupa por la factura de luz de los trabajadores?", preguntó.

 

Noticias relacionadas