Apolo funciona, pero no produce

|| Locales
Compartir

Así lo manifestó hoy el fiscal que investiga las causas de la explosión de una caldera en ese laboratorio. Vecinos habían denunciado haber visto actividad en el lugar. Aseguran que los trabajos son meramente administrativos y se realizan en edificios linderos al siniestrado.

Luego que vecinos del laboratorio Apolo de calle Alem al 2900 donde semanas atrás la explosión de una caldera ocasionó cuantiosos daños materiales y dejó una persona herida en grave estado denunciaran que el mismo sigue funcionando, la Municipalidad salió a rechazar públicamente esa versión. Por su parte desde la Justicia, aclararon que quienes viven en cercanías del lugar “lo que vieron fue movimiento en otro edificio cercano” que también pertenece a la empresa, pero no es donde se produjo el siniestro.

Personal de Defensa Civil, trabajadores municipales y peritos designados por la Justicia comenzaron hoy la remoción de escombros con el objetivo de buscar elementos que sirvan a las pericias. Según explicó el fiscal Walter Jurado, lo que se encuentre será analizado en el lugar, aunque “si algunos de los elementos son pequeños serán trasladados al laboratorio de la facultad”.

En ronda de prensa, Jurado explicó que el resultado de las pericias servirá para determinar si se trató de una falla mecánica o humana. “Una vez obtenidos esos datos se determinarán las responsabilidades”.

Consultado sobre si la actividad en el lugar sigue siendo normal, tal como denunció un grupo de vecinos, el fiscal sostuvo que lo que hizo la Justicia desde un primer momento fue “preservar la escena del hecho que es donde ocurrió la explosión”. Y destacó: “Las demás dependencias que posee el laboratorio no tienen injerencias en la casa. No hay conexión directa entre los inmuebles”.

El fiscal reconoció que el laboratorio sigue con sus trabajos administrativos, aunque no en el mismo espacio donde se produjo la explosión “Nuestro objetivo fue el de preservar las evidencias que pudiera haber en el lugar donde ocurrió el siniestro. El funcionamiento o al actividad comercial de la propia empresa no es responsabilidad nuestra si no de las autoridades competentes ya sean municipales, provinciales o nacionales”, se despegó.