Anuncian inversiones y nueva terminal para el aeropuerto de Rosario

|| Locales
Compartir

En total se destinarán $ 450 millones en un ambicioso plan de obras. La nueva terminal estará destinada a vuelos internacionales, mientras que la actual quedará para vuelos domésticos.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, presentó este lunes en Rosario el Plan Integral de Infraestructura para ampliar y mejorar la capacidad operativa del Aeropuerto Internacional de Rosario “Islas Malvinas”, que incluye una nueva terminal para vuelos internacionales y conexión vial con la autopista a Córdoba y la autopista a Santa Fe, entre otras obras, por un monto total de 450 millones de pesos.

“Lo que vamos a poner en marcha de inmediato es la licitación para la construcción de la nueva terminal para vuelos internacionales, que estará ubicada a continuación del actual edificio. Un edificio completamente nuevo y moderno, con tres niveles como para tener mangas de acceso a los aviones”, adelantó el gobernador, quien estimó un plazo de trabajos de dos años a partir de su adjudicación.

“Esperamos contar con algún apoyo nacional para financiar las obras pero más allá de esto, sentimos la necesidad de impulsarlas rápidamente porque hacen a la nueva realidad que va a tener el aeropuerto a partir de julio, con más vuelos internacionales y más conexiones de cabotaje”, destacó.

El plan consta de diversas obras que incluyen mejoras en los accesos al aeropuerto, como conexión con las autopistas a Córdoba y Santa Fe; optimización del espacio operativo con mejoramiento y ampliación de la pista de rodaje y reubicación de hangares y otros servicios, y fundamentalmente la edificación de la nueva terminal de pasajeros internacional, que además servirá como ingreso único a la terminal aérea. El edificio actual del aeropuerto estará conectado con la nueva terminal y será reacondicionado como espacio de embarque de vuelos de cabotaje. El monto total estimado de los trabajos es de 450 millones de pesos.

La presentación del plan se llevó este lunes en la sala de embarque internacional del aeropuerto, en el barrio de Fisherton, y contó con la presencia de la intendenta de Rosario, Mónica Fein; y los ministros de Infraestructura, José Garibay, y de Obras Públicas, Julio Schneider; el director de la terminal aérea, Raúl Garo; y la secretaria de Arquitectura de la provincia, Silvana Codina.

El gobernador Lifschitz dijo en su mensaje que el aeropuerto “Islas Malvinas” es “un símbolo de Rosario”, además de ser “un proyecto estratégico” de la ciudad. “Este es un proyecto de futuro, que convertirá al de Rosario en uno de los aeropuertos más lindos, modernos y funcionales del interior del país. Es un proyecto viable y no tenemos que pedirle permiso a nadie, aunque lógicamente le vamos a solicitar al gobierno nacional que nos acompañe con algunos recursos para las obras de la nueva terminal y también para los trabajos que sean necesarios en la pista, porque hay un fondo que se constituye con los aportes de todos los pasajeros de todos los aeropuertos del país destinado para obras de todos los aeropuertos argentinos, incluidos los que no están privatizados”, dijo Lifschitz.

El mandatario santafesino dijo también que “esta obra hace al futuro de la ciudad, a un nuevo tiempo de Rosario, una ciudad mucho más conectada al mundo e integrada al resto del país”. Y añadió: “Tenemos que volver a poner a Rosario y a Santa Fe en el lugar del futuro, de la modernidad, en el lugar del siglo XXI  que queremos para todo el país”.

“Nuestro compromiso de seguir apostando a la transformación, a las obras y a las cosas que han puesto siempre a esta ciudad y a esta provincia en un lugar de privilegio, y seguir apostando a defender el federalismo y la autonomía, porque este país va a ser un gran país cuando se reconozca el derecho de las provincias a ser protagonistas de la vida nacional y poder construir el futuro junto a su gente”, dijo.

Y finalizó: “Por delante tenemos cuatro años clave, es una gran oportunidad si la sabemos aprovechar porque el tren del futuro pasa rápido y hay que subirse a tiempo, pero hay que saber a qué tren nos subimos, y nosotros queremos subirnos al tren del desarrollo sustentable, al del progreso con inclusión social, al de un futuro con modernidad pero que también reconozca nuestra historia, nuestras tradiciones y nuestra cultura”.

Previamente, Garo hizo un repaso del movimiento de pasajeros en el aeropuerto en los últimos dos años. En 2014, informó, pasaron por la estación aérea 238 mil pasajeros; en 2015, 378 mil, y de enero a marzo de este año, 170 mil, lo que significa una proyección anual para 2016 de 450 mil pasajeros. “Esta realidad próxima nos llama al desafío de resolver un tema de espacio, es decir, el aeropuerto nos está quedando chico”, aseveró.

Noticias relacionadas