Ante los “falsos” llamados al 911 piden sanciones para los bromistas

|| Locales
Compartir

La iniciativa es de los concejales María Eugenia Schmuck y Sebastian Chale. En agosto se registraron 59 amenazas de bomba en instituciones rosarinas, contabilizando 128 en lo que va del año. Lo más grave es que el personal acude y genera una pérdida de tiempo porque podrían estar en lugares donde realmente necesitan de su ayuda.

Las llamadas falsas al 911 continúan siendo un dolor de cabeza para las autoridades porque aún no saben cómo controlar o sancionar a quienes los llevan adelante. Un gran porcentaje de las comunicaciones no son precisamente para solicitar una urgencia, sino que hay casos donde las personas no sólo llaman para dar un aviso de bomba que luego no es, sino que además piden servicio o directamente no son para una emergencia. Por eso los concejales María Eugenia Schmuck y Sebastian Chale.

El teléfono recibe un promedio de 4500 llamadas diarias. De las cuales poco más del 30% constituyen urgencias mientras que el resto son bromas, pedido de servicios o no son emergencias. La idea que proponen es sancionar a esas personas y considerarlas una contravención para lograr un uso más responsable.

Los concejales Sebastián Chale y María Eugenia Schmuck insistieron con el tratamiento urgente de su proyecto para aplicar sanciones a quienes hagan llamadas falsas al servicio de emergencias 911 en Rosario. "Un alto porcentaje de las llamadas no constituyen emergencia, y muchas, son falsas denuncias. Éstas interfieren con el trabajo de las fuerzas de seguridad, destinando recursos humanos y técnicos que deberían estar en otro lado”, manifestaron. Y proponen “medidas concretas que promuevan el uso responsable del sistema, para que se priorice de una forma más eficiente la atención en cuestiones de seguridad".

Los concejales lo que buscan es aplicar medidas punitorias dentro del ámbito de acción municipal; que serán la “no renovación del carné de conducir, no renovación de permisos habilitantes y altas y bajas de comercios; y otros trámites administrativos de órbita municipal”. Esto será factible a partir de un “entrecruzamiento de datos entre provincia y municipio, que recibirá información de los infractores de la ciudad”.

Tras un análisis de las llamadas se descubrió que el 70 por ciento de las mismas están vinculadas a consultas urbanas, reclamos por transporte público, bromas, amenazas de bomba, etc. El dato que más alarma es que en sólo un mes, “en Rosario se registra un promedio de 3800 llamadas falsas”. Los llamados se identifican ya sea desde un teléfono fijo o móvil, y el número de quien se comunica queda registrado en la central. Cabe recordar que en agosto se registraron 59 amenazas de bomba en instituciones rosarinas, contabilizando 128 en lo que va del año.

El 911 funciona las 24 horas, los 365 días del año, en las centrales de Rosario y Santa Fe. Hay 12 telefonistas y ocho despachantes por turno. En el servicio trabajan suboficiales técnicos administrativos, y suboficiales y oficiales del área seguridad como despachantes y en todos los turnos hay supervisores que son oficiales inspectores.

"Como antecedente, la Cámara de Diputados dio media sanción a un proyecto que plantea suspender el servicio telefónico a quienes llamen para hacer chistes y/o denuncias falsas; al tiempo que también procura sancionar con una pena pecuniaria y privativa de la libertad, como el arresto, según los casos", indicó Chale.

Noticias relacionadas