Abrazo solidario a Refinería San Lorenzo la cual pende de un hilo

|| Locales
Compartir

La AFIP por el momento rechazó la oferta propuesta por el grupo inversor para el salvataje. Los empleados temen que si los acreedores quieren cobrar sus deudas “lleven a la quiebra completa” de la empresa. “El panorama es complejo y de incertidumbre”, señaló Héctor Brizuela, delegado gremial del Sindicato Unido Petroleros e Hidrocarburíferos (S.U.P.e.H.).

En tiempos donde la fuente de trabajo siempre está en crisis, lo que viven los más de 400 empleados de la Refinería San Lorenzo es un dolor de cabeza que tiene a mal traer a familias enteras. La “incertidumbre” de no saber qué es lo que sucederá en poco tiempo y si pueden o no garantizar el pan en hogares, hizo que todas estas personas organicen un abrazo solidario a la planta para poder solicitar por sus puestos. El delegado gremial del Sindicato Unido Petroleros e Hidrocarburíferos (S.U.P.e.H.) Héctor Brizuela, aseguró a RosarioNoticias.info que el “panorama es complejo”.

Brizuela fue muy contundente a la hora de definir cómo está el panorama en la actualidad. Manifestó que “es complejo” como así también expresó que la “incertidumbre” es lo que recorre los pensamientos de estos trabajadores porque supieron que “la AFIP no acepta y rechaza, en el expediente que lleva (Julián) Ercolini, la nueva propuesta de pago que hicieron los inversores”. Manifestó que en verdad lo ofertado mejoró la oferta de pago anterior, pero la Afip no quiere  la entrega de “2500 millones de pesos iniciales más cuotas de 120 millones”.

“Si todos los acreedores quisieran cobrar sus deudas, llevan a la quiebra completa”, expresó con desazón Brizuela. Lo único que los mantiene con esperanzas es que existe un “paragua protector porque el juzgado Comercial hasta tanto decida la Cámara, sacó una medida cautelar de no innovar”, es decir en otras palabras “en principio impide los embargos a las cuentas”. Aunque explicó qué es lo que sucede con el reclamo de la Afip. “Ese embargo se está cumpliendo cuando son acreedores comunes, pero a la Afip está embargando las cuentas a pesar de eso y está provocando un ahogo financiero de la empresa”, explicó a RosarioNoticias.info el delegado gremial.

“Somos 250 trabajadores de carácter directo y entre indirectos y servicios auxiliares, somos 450”, detalló Brizuela quien se mostró muy preocupado ante la situación. Pero además ante esta postura de la Afip, ya cree que “esto está pasando más por una arista política”.

“Lo último que hicimos fue reunirnos con el ministro de Trabajo de la Provincia, Julio Genesini que nos prometió  hacer las  gestiones ante el gobierno nacional para llevar la preocupación de la Provincia y ver si podemos activar algunas soluciones en este sentido.”, concluyó Brizuela.

Noticias relacionadas