A los turistas no los aleja la inseguridad, sí la falencia en algunos servicios

|| Locales
Compartir

Pese a los hechos de robos y violencia, Rosario mantiene el número de visitantes. Desde Arav aseguran que los mayores reclamos tienen que ver con la falta de taxis y la escasa actividad comercial que existe los domingos en el centro de la ciudad.

De un tiempo a esta parte Rosario viene siendo noticia en los medios nacionales por los contantes hechos de inseguridad que atentan contra la tranquilidad de sus habitantes. Pero parece ser, según lo expresado por el presidente de la Asociación Rosarina de Agencia de Viajes (Arav), que para los turistas el tema no es tan preocupante. Pese a todo, la Chicago argentina mantiene el promedio de visitantes y más allá de algún pedido de recomendación a un conserje para evitar las “zonas rojas” no es algo que despierte una preocupación inmanejable entre los turistas. Lo que si inquieta, sobre todo a los que viven del turismo, es lo que ellos califican como “falencias en determinados servicios”

“Robar te pueden robar en cualquier parte del mundo, eso es algo que el turista sabe. Desde luego no es que le guste pero le puede pasar. Lo que verdaderamente los espanta de Rosario es la falencia en algunos servicios”, explicó Lisandro Cristiá, titular de Arav, volviendo a poner un viejo reclamo que al parecer todavía no encuentra una solución acorde a las necesidades. 

En contacto con radio SI98.9, el dirigente se mostró preocupado por la falta de taxis en determinados horarios, por la escasa actividad comercial que se ve en la zona del centro y macro centro los días domingos y por museos que no abren sus puertas. “Esas si son cosas que espantan a los turistas, la inseguridad obvio que les preocupa y toman medidas, pero en líneas generales la gente es consciente que puede ser víctima de un robo en cualquier lugar del mundo”.

“Si bien en materia de prestación de servicios en los últimos años y con la mayor afluencia de turistas hemos avanzado, todavía quedan cosas por mejorar. Obviamente que sería ideal mejorar en ambos aspectos, aunque sea que en el corto plazo comiencen a bajar los índices de violencia”, expresó.

El 50 por ciento de los turistas que visitan Rosario provienen de Capital y Gran Buenos Aires, otro porcentaje muy importantes viene de la región y en un número más pequeño arriba desde el exterior. Para Cristiá este es un dato clave ya que “la mayoría de los visitantes viene sabiendo cuál es la realidad de Rosario, pese a eso el flujo no ha mermado, el reclamo por fallas en algunos servicios supera ampliamente al de la inseguridad. Por suerte la mayoría la vuelve. Es que Rosario tiene sus encantos”.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas